Burrata – Recetas con este queso italiano

Aunque muchos os estéis preguntando qué es la burrata, seguro que no es la primera vez que escucháis su nombre, ya que este preciado y exquisito queso se ha convertido en uno de los alimentos de moda.

Si eres un verdadero amante del queso y aún no lo conocías, sigue leyendo.

La burrata es un queso fresco artesanal que, hecho con leche de búfala de agua o leche de vaca. Como no podía ser de otra forma, nace en Italia, concretamente en Apulia, alrededor del año 1920, aunque algunas fuentes apuntan a su creación al año 1900, concretamente dentro de la granja de la familia Bianchini, en la ciudad de Andria, dentro de Murgia, un área de la región de Apulia.

burrata

Sin embargo, no fue hasta dentro de unos años, concretamente en 1956, cuando una terrible nevada asoló Italia dificultando entre otras cosas el transporte, por lo que, bajo la necesidad imperante de conservar alimentos, surgió la idea de crear una especie de saco cubriente con restos de pasta mozzarella para proteger el queso fresco más tiempo (ya que es un queso hecho para consumirse inminentemente, en un máximo de dos días). De esta forma nace la fama del queso burrata que se prolonga paulatinamente y perdura hasta hoy, aunque no fue hasta 2017 cuando este exquisito queso se convierte en un producto con denominación de origen.

Burrata proviene de “burro” que en italiano significa mantequilla, y es que si por algo destaca la burrata ante todo es por su cremosidad y su densidad.

Sólo con verlo sabemos que se trata de un queso fresco, ya que ese blanco inmaculado y sudoroso le delata. Redondo y normalmente de unos 7 u 8 cm de diámetro, el queso burrata a simple vista podría ser confundido con su “mamma” la mozzarella (y digo madre como no podría ser de otra forma, ya que la burrata nace, en parte, gracias a la mozzarella).

 

Diferencias entre queso burrata y queso mozzarella

A simple vista podrían ser confundidos, las diferencias entre la burrata y la mozzarella son notables.

Tanto la burrata como la mozzarella son quesos frescos, redondos de entre 7 y 9 cm de diámetro y de color blanco inmaculado. Sin embargo, pese a que ambos quesos están inminentemente emparentados son muchas las diferencias que separan a uno del otro.

La principal diferencia, y si eres un buen quesero será a la que más relevancia tendrá para ti, es en cuanto a su textura y sabor.

La mozzarella es más firme y consistente, si la partimos en rodajas obtenemos unos trozos solidos de queso tierno, lo que la hace ideal para acompañar ensaladas, brochetas vegetales, aperitivos o sándwiches. Esto no sería posible con la burrata, ya que al intentar partirla se desparrama toda. Estalla literalmente en el plato. Y es que la burrata no es más que un queso extremadamente jugoso y líquido. Lo que le da la forma redonda y a la vez le aporta consistencia, es la capa de fuera hecha a base de hilos de mozzarella.

mozarella

En cuanto a su sabor, la mozzarella es un queso con un sabor más neutro y suave, ideal para comer en ensaladas (la famosísima “insalata capresse” o ensalada caprese, hecha a base de tomate, mozzarella, albahaca y aliñada con aceite de oliva virgen extra y un chorro de vinagre de Módena) o en pizzas, con pasta etc.

La burrata por su parte no necesita acompañamiento alguno. Su sabor es más fuerte y denso, con un punto dulce que lo combina con un punto de acidez láctea.

En cuanto a los orígenes, la mozzarella es mucho más remota que el queso burrata. Su creación se remonta a la introducción de búfalos en Italia, de mano de los ostrogodos. De hecho, el término que seguro que todos habéis escuchado “mozzarella di bufala campana” debe su nombre al animal que produce la leche para hacer la mozzarella, el búfalo de agua.

En cuanto a la temperatura en la que ambos quesos requieren ser consumidos, la mozzarella admite casi cualquier temperatura menos la burrata temperatura ambiente.

Y en cuanto a su valor nutricional, la burrata tiene un aporte calórico mayor que la mozzarella.

En síntesis, aunque a simple vista podríamos pensar que se trata de dos quesos similares la burrata y la mozzarella en realidad son muy distintos.

mozzarella burrata

En cuanto a la forma ideal de tomar burrata es sola, sin ningún acompañante para poder disfrutar en plenitud de su exquisito sabor, sin embargo, si quieres innovar y mixturar la burrata con otros ingredientes puedes optar por alguna de estas sencillas y exquisitas opciones.

Pese a que es un alimento que normalmente se come solo, la burrata es un ingrediente con el que también podemos jugar a mixturarlo con otros alimentos y crear deliciosos platos.

A continuación, comparto con vosotros unas recetas de burrata sencillísimas de hacer y rápidas, que, además, no dejarán indiferente a nadie.

 

Calabaza al horno con burrata

Como ya he comentado, este extraordinario queso no necesita acompañamiento alguno, sin embargo, una de las opciones con la que mejor combina es con la calabaza horneada. El dulzor ligero de la calabaza combina con el agrio de la burrata, diluyéndose ambos sabores para dar paso a una excelente combinación.

Sin duda una receta con la que sorprender tanto a mayores como a pequeños.

 

Ingredientes para hacer calabaza al horno con burrata

  • 1 calabaza butternut grande.
  • 1 burrata fresca.
  • 1 rama de albahaca fresca.
  • 1 puñado de piñones.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.
  • Tomillo.

 

Como hacer calabaza al horno con burrata

Primeramente, calentamos el horno a 200º con calor por arriba y por abajo durante al menos 15 minutos.

La calabaza butternut es una calabaza con forma de pera y de piel fina. No será difícil encontrarla en nuestro supermercado ya que es una de las variedades más consumidas.

Partimos la calabaza en dos mitades y le retiramos las pepitas con ayuda de una cuchara. Partimos cada una de las dos mitades en dos de modo que nos quedamos con cuatro trozos de calabaza.

En un bol mezclamos un chorro de aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal y pimienta y si queremos añadimos un toque de tomillo. Si somos unos nostálgicos del toque provenzal, podemos añadir unas hojas de romero.

Removemos toda la mezcla y con ayuda de un pincel de cocina untamos los trozos de calabaza con la mezcla de especias.

burrata calabaza

Metemos los trozos de calabaza al horno durante unos 25 o 30 minutos (comprobaremos que la calabaza ya está asada pinchando con un tenedor una de las porciones. Si el tenedor se clava con facilidad en la carne de la calabaza es que ya está lista).

Sacamos los trozos de calabaza del horno y los repartimos en dos platos.

A continuación, colocamos encima de los trozos de calabaza el queso burrata. La salpimentamos y añadimos un toque de tomillo. Agregamos unas hojas de albahaca enteras.

Como toque final podemos saltear durante un par de minutos un puñado de piñones en una sartén y añadirlos a la burrata.

Este plato tan sencillo de elaborar como delicioso presenta una forma alternativa de disfrutar de la burrata sin dejar indiferente a nadie. Quien lo pruebe repetirá seguro.

 

Tosta de burrata y huacamole

Las tostas son una forma apetitosa y rápida de disfrutar de nuestros alimentos favoritos sin necesidad de perder horas en la cocina.

Casi todos los alimentos se prestan a ser degustados sobre una tosta de pan, y la burrata no iba a ser menos.

Combinada con guacamole, esta es una forma sencillísima de disfrutar de este queso italiano.

 

Ingredientes para hacer tosta de burrata y guacamole

  • 1 aguacate maduro.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 limón.
  • 1 cebolla pequeña.
  • 2 burratas pequeñas.
  • 1 puñado de hojas de rúcula.
  • 4 rabanitos.
  • 2 rebanadas de pan.

 

Como hacer la tosta de burrata y guacamole

Esta receta es tan sencilla que en tan solo 10 minutos estará lista.

Primeramente, vamos a hacer el guacamole. Pelamos el aguacate.

La forma más sencilla de hacerlo es partiéndolo en dos mitades y con ayuda de un cuchillo retirar el hueso. A continuación, quitamos la carne del aguacate con ayuda de una cuchara y la colocamos en un bol o mortero.

Pelamos la cebolla y la partimos en dos mitades (solamente utilizaremos una mitad). La cortamos en bunoise (trozos muy pequeños y la añadimos al cuenco o mortero con el aguacate.  Pelamos el ajo y lo partimos en rodajas. Lo añadimos al mortero y machacamos todo hasta conseguir una masa uniforme. Esta es la forma tradicional, pero también podemos usar batidora. Añadimos pizca de sal y pimienta y una cucharada de jugo de limón.

Si preferimos saltarnos este paso podemos comprar el guacamole ya hecho pero el sabor y la calidad no es la misma que si lo hacemos en casa, es otro mundo.

Reservamos el guacamole y ponemos una sartén a fuego medio, añadimos un pequeño chorro de aceite. Con ayuda de un trozo de papel de cocina limpiamos el exceso a la vez que ayudamos a que éste se extienda por toda la sartén de modo que quede perfectamente untada. Ponemos las rebanadas de pan en la sartén durante un par de minutos por cada lado hasta que queden tostaditas (y así se conviertan en tostas).

guacamole

Colocamos cada tosta en un plato y añadimos una capa de guacamole a cada una y extendemos el ungüento.

A continuación, lavamos los rabanitos y les quitamos la raíz o restos de hojas en el caso de que los tuviesen. Los partimos en rodajas muy finas y las colocamos por encima.

Colocamos una capa de hojas de rúcula encima de los rabanitos y finalmente colocamos una burrata encima de cada una de las tostas y salpimentamos.

Es una opción deliciosa y sanísima para un desayuno diferente de domingo, de esos días en los que tienes una mañana libre y te apetece darte un homenaje en forma de desayuno cum laude. También es una opción excelente para sorprender a alguien con una merienda diferente o un exquisito entrante.

 

Tosta de burrata al estilo caprese

Si hay una forma obligada de probar este queso es al estilo caprese.

Basta con tomate, albahaca y queso burrata para reivindicar el estilo caprese, sin embargo, en esta ocasión, reinventamos la combinación de los ingredientes originales de la receta añadiendo un invitado extra, el guacamole.

Un tentempié sencillo con el que podrás sorprender tanto a los incondicionales de la comida más tradicional como a los amantes de las nuevas creaciones culinarias.

 

Ingredientes para hacer tosta de burrata al estilo caprese

  • 1 aguacate en su punto.
  • 1 cebolla pequeña.
  • 1 diente de ajo.
  • 2 burratas pequeñas.
  • 2 rebanadas de pan.
  • 10 tomates cherry.
  • 2 burratas pequeñas.
  • Hojas de albahaca.

 

Como hacer tosta de burrata al estilo caprese

La elaboración es tan sencilla que antes de que te des cuenta tendrás lista esta deliciosa tosta.

Primeramente, pelamos el aguacate. Lo cortamos en dos mitades y le quitamos el hueso con ayuda de un cuchillo. Basta con clavar ligeramente el cuchillo en el hueso del aguacate y moverlo, de esta forma el hueso saldrá con facilidad. A continuación, retiramos toda la pulpa del aguacate con ayuda de una cuchara y la colocamos en un mortero.

Pelamos una cebolla y la partimos en dos mitades. Partimos una de las mitades en trozos muy pequeños (bunoise) y la añadimos al recipiente con el aguacate. Pelamos el ajo y lo cortamos en rodajas muy finas.

caprese burrata

Añadimos un chorro de aceite de oliva virgen extra, una cucharada de zumo de limón, salpimentamos y machacamos los ingredientes.

Si no tenéis mortero podéis colocar los ingredientes en un cuenco y machacar con ayuda de una cuchara. Una tercera opción es pasar todo por la batidora.

Ponemos una sartén a fuego medio con un chorro de aceite de oliva. Con ayuda de un trozo de papel de cocina extendemos el chorro de aceite y así untar toda la sartén. Colocamos las dos rebanadas en la sartén y las tostamos por ambas partes.

Una vez estén tostadas añadimos el guacamole por encima y extendemos bien.

Cortamos los tomates cherry en dos mitades y los colocamos encima del guacamole.

Añadimos un pequeño chorro de aceite de oliva y salpimentamos.

 

Ensalada de burrata

Disfrutar del queso burrata en forma de ensalada es una opción excelente además de saludable.

Las ensaladas ideales de burrata tienen, como no podría ser de ninguna otra forma, a este queso italiano como protagonista indiscutible. Se complementan con pocos ingredientes adicionales, para que la mixtura de sabores no se apabulle y así evitar restarle protagonismo a la burrata.

Os propongo tres opciones sencillas, rápidas de hacer y exquisitas.

ensalada de burrata

Este delicioso queso es un alimento que prácticamente no necesita ornamentación alguna.

La tradición manda disfrutar este exquisito queso en soledad, con la única compañía permitida de un chorro de aceite de oliva virgen extra y salpimentado ya que su sabor contundente no necesita mucho aderezo, sin embargo, una de las debilidades del paladar del ser humano es la inquietud por buscar en el arte culinario nuevas combinaciones y mixturas de alimentos, ingredientes y condimentos, por lo que la posibilidad de disfrutar de la burrata en ensaladas es una opción que cada vez cuenta con más afiliados.

 

Ingredientes para hacer ensalada de burrata

  • 2 burratas pequeñas.
  • 10 higos frescos.
  • Albahaca fresca.
  • Sal y pimienta.
  • Un puñado de nueces.
  • Aceite de oliva virgen extra.

 

Cómo elaborar ensalada de burrata

Primeramente, lavamos los higos y los partimos en trozos. Podemos elegir entre cortarlos en 4 trozos o en pequeñas rodajas.

Colocamos los trozos de higo sobre cada uno de los platos.

A continuación, colocamos la burrata en el centro del plato y añadimos por encima un puñado de hojas de albahaca.

Añadimos un chorro de aceite de oliva virgen extra encima de la burrata e higos, y salpimentamos.

Podemos añadir un puñado de nueces o nuestro fruto seco favorito: piñones, almendras, avellanas

Es un plato que no requiere más de 10 minutos en la cocina y que sin embargo cumplirá todas tus expectativas, ya que esta forma sencilla pero espectacularmente deliciosa de disfrutar del queso burrata agradará a todos por el excelente maridaje de sabor de los higos con la burrata.

Puedes servirlo como aperitivo, como primer plato, para picotear o como desayuno. No hay excusa para perderse esta deliciosa y sencilla ensalada.

 

Ensalada caprese con burrata

Esta ensalada nacida en la isla de Capri goza de una fama a nivel mundial y no hay carta de restaurante italiano que no la incluya. ¿Las razones? Es un plato sencillo, ligero y saludable.

La receta original cuenta con tres ingredientes conocidos por todos: la mozzarella, la albahaca fresca y el tomate.  Algunas recetas posteriores añaden un puñado de olivas negras al trio de alimentos, sin embargo, la receta original prescinde de ellas.

El tomate y la albahaca son dos ingredientes que realzan el sabor del queso y no iba a ser menos en el caso de la burrata.

Esta opción de disfrutar del queso burrata es a la vez una forma de reinventar una de las ensaladas predilectas de los amantes de la healthy food.

 

Ingredientes para hacer ensalada caprese con burrata

  • 1 burrata grande.
  • 30 tomates cherry.
  • Un puñado de hojas de albahaca.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.

 

Primeramente, los tomates. Para hacer esta ensalada podemos utilizar la clase de tomate que queramos, sin embargo, los más recomendables son el tomate raf, tomate de rama o tomate pera, sin embargo, últimamente cada vez son más los que se apuntan a la moda de utilizar los tomates cherry para hacer una ensalada caprese.

Si optamos por un tomate grande llegará con dos tomates, lavarlos y cortarlos en rodajas, sin embargo, si optamos por los tomates cherry bastará con partirlos en dos mitades.

Una vez partidos los tomates cherry los colocamos directamente sobre la fuente o bandeja (en la que vayamos a servir nuestra ensalada caprese). Si queremos darles un punto de cocción, podemos optar por saltear los tomates durante un par de minutos en una sartén a fuego medio.

A continuación, añadimos la burrata sobre los tomates y salpimentamos. Añadimos un pequeño chorro de aceite de oliva y unas hojas de albahaca fresca.

Si queremos darle un toque diferente podemos añadir unas olivas negras al plato.

Esta ensalada caprese con burrata ofrece el sabor de la ensalada caprese de siempre, pero dándole un mayor protagonismo al sabor del queso burrata.

 

Ensalada de burrata con tomate y sandia

Si sois de pensáis que no hay nada mejor que una ensalada y además os gusta el queso esta ensalada os encantará, pero si además sois de los que os gusta mezclar frutas y verduras en una ensalada sin duda esta es la receta que os robará el cuore.

Esta ensalada de burrata con tomate y sandía es una ensalada alegre y con toques veraniegos, que destaca por su ligereza y combinación de sabores a la vez que cede todo el protagonista al actor principal de este plato, el queso burrata.

Sencilla, ligera y con un extra de cremosidad ya que en esta ocasión a la jugosa burrata se le añade aguacate, un alimento mantecoso y exquisito que se complementa en infinidad de ensaladas.

Los ingredientes son simples, queso de burrata, aguacate, tomate y sandía, que aporta un extra de ligereza y da el toque frutal.

Una ensalada diferente que dejará con ganas de repetir a más de uno.

 

Ingredientes de la ensalada de burrata con tomate y sandía

  • 1 queso burrata.
  • 1 aguacate.
  • 2 gajos de sandía.
  • Albahaca fresca.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.

 

Como hacer ensalada de burrata con tomate y sandía

Primeramente, lavamos los tomates y los cortamos en rodajas.

Podemos escoger la clase de tomate que más nos guste: tomate raf, tomate, pera o incluso optar por tomate cherry. Lo que debe primar es la calidad de tomate, y que sea un tomate de temporada.

Según dicen los expertos, los tomates más adecuados para ensalada son los tomates de rama, el tomate baladre, tomate raf o el tomate corazón de buey; sin embargo, esto es más cuestión de gustos personales que de aptitudes, ya que prácticamente cualquier tipo de tomate sirve para realizar esta sencilla ensalada.

Colocamos las rodajas de tomate sobre los platos y apartamos.

sandia

A continuación, vamos a trocear los gajos de sandía, pero primeramente debemos separar la pulpa de la piel con ayuda de un cuchillo, y quitarle las pepitas. Quitar las pepitas de la sandía es una opción, pero nutricionalmente hablando se puede decir que es un error, ya que es una importante fuente de proteína vegetal, magnesio y manganeso.

Si optamos por quitar las pepitas de la sandía podemos ayudarnos de un cuchillo o con un tenedor. Finalmente cortamos la pulpa de sandía en pequeños trozos y colocamos sobre la cama de rodajas de tomate.

A continuación, partimos el aguacate en dos mitades y quitamos el hueso con ayuda de un cuchillo. Quitamos la pulpa del aguacate con una cuchara, lo partimos en pequeños trozos y lo colocamos encima del tomate y la sandía.

Como broche final colocamos la burrata encima del resto de ingredientes y añadimos unas hojas de albahaca, que aportan un extra de sabor muy especial.

Salpimentamos y añadimos un chorro de aceite para finalizar y servimos.

Esta deliciosa y fresca ensalada es ideal para tomar en verano, para atenuar el calor de los tórridos días veraniegos.