Champiñones rellenos al horno

Los champiñones son uno de los alimentos más versátiles que nos ha podido regalar la naturaleza. Pueden incluirse, tanto en guarniciones para carnes y pescados junto a otros alimentos, como siendo los protagonistas de diferentes platos como cremas, brochetas o salteados. También son un ingrediente comodín que le da a determinados platos, como sopas, guisos y estofados, un toque especial.

Los champiñones, en contra de lo que mucha gente piensa, no son verduras ni vegetales, ya que no tienen clorofila y no hacen la fotosíntesis. Por tanto, no pertenecen al reino vegetal sino al reino fungi.

champiñones rellenos

No obstante, son alimentos aptos para dietas veganas y vegetarianas, y, además, son muy apreciados por sus cualidades.

Los champiñones son, con diferencia, la seta más consumida, ya que, son fáciles de cultivar, su sabor es muy apreciado, y, además tienen multitud de beneficios para nuestra salud.

Ayudan a luchar contra la retención de líquidos y la hipertensión. Gracias a su alto contenido en selenio, son unos excelentes aliados a la hora de reforzar nuestro sistema inmunitario. También ayudan a mejorar nuestro sistema coronario, ya que, son ricos en potasio, por lo que fortalecen nuestro corazón y mejoran nuestra presión arterial.

Además, gracias a los beta- glucanos y a la quitina, son uno de los alimentos más saciantes que nos podemos encontrar, por lo que son excelentes si estamos siguiendo una dieta hipocalórica.

También, son ricos en vitamina B y zinc.

Dentro de las múltiples opciones que hay para hacer recetas con champiñones, me he decantado por esta de champiñones rellenos por su facilidad, exquisitez y sencillez. Siempre trato de buscar recetas que tengan las tres características más valoradas por cualquier cocinero y comensal: que sea un plato rico y sabroso, fácil de cocinar y, además, saludable. Sin duda, esta receta de champiñones rellenos cumple los tres parámetros.

champiñones rellenos

Para hacer esta receta necesitaremos en torno a unos 400-450 gr de champiñones de tamaño grande, es decir, en torno a unas 14-17 piezas. El tamaño de los champiñones es relevante, aunque no determinante, ya que, puedes hacer igualmente la receta con champiñones de un tamaño pequeño, pero debes tener en cuenta que serán más difíciles de rellenar.

La variedad de champiñón que he escogido para hacer esta receta es el champiñón común o champiñón de París, pero, si lo prefieres, puede utilizar el champiñón de Portobello.

También necesitaremos cebolla en polvo (a la venta en la sección de especias de cualquier supermercado), en torno a 90 gr de jamón serrano cortado en tacos, media tarrina de queso estilo Philadelphia, un puñado de piñones(opcional), y queso parmesano o pan rallado para el gratinado.

 

Ingredientes para hacer champiñones rellenos al horno

  • Champiñones grandes enteros (entre 400 y 450 gr)
  • Queso estilo Philadelphia bajo en sal (utilizaremos media tarrina aproximadamente)
  • Cebolla en polvo (1 cucharada)
  • Queso parmesano (para gratinar) o pan rallado
  • Un puñado de piñones (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra en spray (opcional)
  • Perejil fresco (para decorar)

 

Como hacer champiñones rellenos al horno

1. Limpiamos y peleamos los champiñones

Antes de comenzar, sacamos el queso de la nevera, para que esté a temperatura ambiente cuando terminemos de limpiar los champiñones y, de esta forma, sea más fácil trabajar con él. De lo contrario, estaría más duro y nos sería más difícil mezclar los ingredientes del relleno.

Colocamos los champiñones dentro de un escurridor y los lavamos bien, para eliminar cualquier resto de arenilla o tierra. Aunque pelemos los champiñones, este paso no debemos saltárnoslo, ya que, es realmente importante que los champis estén bien limpios, y, aunque los pelemos, minimizaremos las posibilidades de encontrarnos algún resto de suciedad.

Secamos los champiñones con un paño, y les quitamos el tallo. Este paso es realmente sencillo, ya que los tallos salen con facilidad, y sin necesidad de utilizar ninguna herramienta para ello más allá de nuestras propias manos.

champinones rellenos

Guardamos los tallos, ya que en esta receta no los utilizaremos, sin embargo, hay multitud de platos en los que sí podemos utilizar los tallos de los champiñones, como cremas o purés.

Pelamos el sombrero del champiñón. Podemos hacerlo con nuestras manos o con ayuda de un cuchillo, preferiblemente de punta redonda (cuchillo de postre).

 

2. Damos un toque extra de calor a los champiñones (opcional)

Una vez limpios, colocamos los champiñones en un cuenco y los metemos al micro para darles un toque de calor extra previo al horneado. Los introducimos durante unos 3 minutos a potencia media.

Este paso es opcional, sin embargo, a veces el horneado no es suficiente y los champiñones quedan al dente, y eso no agrada a todo el mundo. Sin embargo, si eres de los que disfruta con esa textura tierna del champiñón horneado omite este paso.

 

3. Encendemos el horno y preparamos el relleno para los champiñones

Encendemos el horno, con calor por arriba y por abajo a 200º. Mientras tanto, preparamos el relleno de los champiñones. En un cuenco o plato hondo colocamos el queso estilo Philadelphia y añadimos una cucharada de cebolla en polvo, los dados de jamón serrano y removemos todo hasta que quede una masa con los tres ingredientes.

champinones rellenos

También, podemos añadir un puñado de piñones, que le dan al plato un toque diferente y otoñal.

 

4. Rellenamos los champiñones con lo que hemos preparado

Colocamos sobre una bandeja apta para el horno un papel vegetal, y posteriormente los champiñones. De esta forma, comprobaremos que la bandeja que estamos utilizando es del tamaño adecuado y que caben todos los champiñones.

De forma opcional, pero si recomendable, podemos añadir un par de pulverizaciones de aceite de oliva en spray.

Con ayuda de una cucharilla, vamos rellenando cada champiñón, tratando de repartir de forma equitativa la crema del relleno.

Una vez hayamos terminado de rellenar los champiñones, añadimos un toque de queso parmesano por encima de cada champiñón para el gratinado. Si lo prefieres, puedes utilizar pan rallado en vez de queso parmesano.

champis rellenos

Para decorar, y de forma totalmente opcional, añadimos una hoja de perejil encima de cada champiñón, tal y como se muestra en la fotografía

 

5. Metemos los champiñones en el horno y los horneamos

Bajamos la temperatura del horno a 180º e introducimos los champiñones. Cerramos la puerta del horno y dejamos los champis dentro durante unos 15 o 20 minutos, aunque todo dependerá del calor que emita tu horno, por lo que el tiempo es orientativo.

Cuando transcurra el tiempo indicado, cambiamos el modo de emisión de calor del horno, y gratinamos durante unos 4 minutos.

 

6. Apagamos el horno y retiramos los champiñones

Apagamos el horno y utilizando unas manoplas, retiramos los champiñones con cuidado de no quemarnos. Colocamos los champis en la encimera y dejamos que enfríen. Esto les llevará unos 15 minutos, por lo que, durante ese tiempo, tendrás que aguantarte las ganas de probarlos.

champis rellenos

Recomiendo degustarlos de entrante al mediodía, ya que, los champiñones, el jamón y el queso, son alimentos que pueden resultar pesados, por lo que mejor no consumirlos a la cena.

Elena

Soy Elena y mi hobby es la cocina y la gastronomía en general. Me encanta cocinar y probar recetas de diferentes culturas y zonas.

Deja un comentario