Receta de falafel casero

El falafel es una de las recetas más famosas de Oriente Medio, que se ha ido popularizando en las cocinas y restaurantes de todo el mundo, gracias a la inclusión de la comida árabe en nuestra sociedad, y también a la pasión por las comidas especiadas y de sabores exóticos.

falafel casero

Para aquellos que no conozcáis el falafel, se trata de unas croquetas veganas hechas principalmente con garbanzo. Existen otras variantes, hechas de garbanzo y habas, o, incluso solamente de habas (estas últimas consumidas especialmente en Egipto).

El falafel es un plato muy sabroso y apto para veganos y vegetarianos, ya que, para su elaboración, no necesitaremos utilizar ingredientes de origen animal.

El ingrediente principal son los garbanzos. Podemos utilizar el tipo de garbanzos que queramos, aunque los más utilizados son de la variedad kabuli. Debemos tener en cuenta que, para realizar la receta, no nos servirán los garbanzos en bote, ya que vienen previamente cocinados. Para este plato necesitamos garbanzos secos, los cuales hidrataremos antes de hacer el falafel. El tiempo ideal de hidratación de los garbanzos es 24 horas, aunque servirán perfectamente si los dejamos tan sólo durante 12 horas. De esta forma, podemos dejarlos en agua antes de irnos a dormir y hacer la receta al día siguiente.

falafel casero

 

Junto a los garbanzos, también necesitaremos cilantro, cebollino, una cebolla pequeña, 4 dientes de ajo, ajo en polvo, cebolla en polvo y pan rallado. Esta mezcla de especias es muy utilizada en Oriente Medio, donde triunfan los sabores intensos, exóticos y muy especiados. De todas formas, debemos tener en cuenta que el falafel es un plato muy personalizable, por lo que debemos dejar volar nuestra imaginación y utilizar los ingredientes que creamos convenientes en este exótico plato.

La forma más común de servir el falafel es con salsa de yogurt, con ensalada, o dentro de pan de pita. En este caso he optado por servir el falafel con una ensalada básica, formada por lechuga, tomate y cebolla. He añadido salsa de yogurt casera para mojar las croquetas, ya que la mezcla de sabor es increíble, y he añadido un par de porciones de pan de pita, para acompañar.

 

Ingredientes para preparar falafel casero

Ingredientes para el falafel

  • 300 gr de garbanzos
  • 1 cebolla pequeña
  • 3 dientes de ajo
  • 20 gr de cilantro fresco
  • 20 gr de cebollino fresco
  • Harina de garbanzo o de maíz
  • Aceite de girasol
  • Sal y pimienta

 

Ingredientes para la salsa de yogurt

  • 1 yogurt griego natural
  • Ajo en polvo
  • Cebolla en polvo
  • Cebollino

 

Como hacer falafel casero paso a paso

1. Preparamos los garbanzos

El falafel es una receta que debemos planificar, ya que debemos hidratar los garbanzos con al menos 12 horas de antelación, por lo que los debemos dejar a remojo la noche anterior a preparar el plato.

Una vez hayamos hidratado los garbanzos, escurrimos el agua sobrante.

falafel casero

 

2. Mezclamos los ingredientes del falafel

Colocamos directamente los garbanzos hidratados dentro del vaso de la batidora. Para este plato, es ideal que utilicemos una batidora de vaso, aunque, si no tenemos, podemos utilizar la de mano.

A continuación, trocearemos los ingredientes y los colocaremos junto a los garbanzos, ya que trituraremos todo junto.

Los trozos no tienen por que ser muy pequeños, ni uniformes, ya que esto se hará para agilizar el proceso de la picadora.

Picamos el cilantro y el cebollino con ayuda de una tijera de cocina (ya que así será más fácil) y los colocamos junto a los garbanzos.

Pelamos la cebolla, la troceamos y la colocamos junto al resto de los ingredientes. Pelamos los dientes de ajo y los colocamos también en la batidora.

Añadimos a la mezcla un toque de pimienta, sal y un vaso pequeño de agua. Trituramos todo a máxima potencia hasta que se forme una masa de textura esponjosa y uniforme.

falafel casero receta

Si la mezcla está quedando demasiado pastosa, podemos añadir un poco de agua extra, pero sin pasarnos. La idea es que la masa del falafel quede esponjosa y manejable.

 

3. Preparamos la masa

Retiramos la masa de la batidora y la colocamos en un cuenco. La textura debe ser necesariamente esponjosa, y fácil de moldear con las manos, por lo que, si nos ha quedado muy líquida, añadimos una (o dos) cucharada de pan rallado y removemos hasta que quede perfectamente integrado en la mezcla, y hayamos conseguido la textura deseada. Dejamos reposar en la nevera al menos media hora, aunque lo ideal es que repose 1 horita. Debe tener una textura esponjosa, parecida a la plastilina, ya que, de esta forma será fácilmente moldeable.

masa falafel

 

4. Damos forma al falafel

Retiramos la masa del frigo, y, damos forma a las croquetas. Realmente, es sencillo darle una forma redonda a esta masa sólo utilizando tus manos, tal y como se muestra en la fotografía.

Trataremos que todas las croquetas queden con un tamaño similar.

falafel receta

De forma opcional, podemos enharinar las croquetas. Si queréis, podéis añadir una fina capa de harina. Personalmente, recomiendo que utilicéis harina de garbanzo, o, en su defecto harina de maíz.

Colocamos una sartén al fuego con dos dedos de aceite de girasol. Podéis utilizar cualquier otro aceite, sin embargo, yo os recomiendo utilizar este, y no otros, ya que su sabor es prácticamente inapreciable.

Cuando el aceite esté caliente, añadimos las piezas al fuego con cuidado de no quemarnos.

Es importante que las añadamos de forma que no se amontonen entre sí, por lo que es preferible freír el falafel en dos tandas.

Bastará con dorar cada croqueta un par de minutos por cada lado. Debemos estar atentos, de que no se quemen, y retirarlas del fuego con ayuda de unas pinzas de cocina.

preparar falafel

Colocamos en un cuenco papel de cocina y añadimos el falafel. De esta forma, el papel se empapará del exceso de aceite y las croquetas no quedarán pringosas.

 

5. Preparamos la salsa de yogurt

Mientras enfría el falafel, aprovecharemos para hacer la salsa de yogurt. Para ello necesitaremos un yogurt griego natural que lo verteremos directamente en un cuenco de pequeño tamaño. Si no te gusta el yogurt griego, puedes utilizar cualquier otro tipo de yogurt natural, aunque se recomienda utilizar un tipo de yogurt muy cremoso. Añadimos una cucharadita de ajo en polvo, cebollino picado, una pizca de sal y un chorrito de jugo de limón. Removemos la mezcla durante un par de minutos, hasta que queden todos los ingredientes perfectamente mixturados.

 

6. Para terminar con la receta

Ahora solo nos queda decidir cómo queremos consumir el falafel. En mi caso, me he decantado por consumir este plato acompañado de una ensalada simple, con lechuga, cebolla y tomate. He añadido el pan de pita, pero para acompañar, no para consumirlo relleno de falafel.

falafel final

Ahora queda la mejor parte, disfrutar de este maravilloso plato que te enamorará tanto, que estarás deseando repetir.

Deja un comentario