Garbanzos con espinacas – Potaje vegano

En esos días de invierno, en los que el frío aprieta, no hay nada que apetezca más que un buen potaje. Los potajes son los reyes indiscutibles de la cocina en invierno, y un aliado todopoderoso para luchar contra el frío más árido.

Los potajes, además, son platos muy contundentes, reconfortarles y, a la vez sanos, ya que, se componen principalmente por hortalizas y legumbres.

Sin embargo, debemos tener cuidado ya que, también son platos muy contundentes, por lo que es mejor degustarlos al mediodía. Las combinaciones de hortalizas y legumbres para hacer potajes son muy variadas e incluso infinitas, ya que, hay demasiadas mixturas posibles y el límite lo pone nuestra imaginación y nuestro paladar.

garbanzos con espinacas

El potaje de garbanzos con espinacas es una combinación clásica, ampliamente conocida por los amantes de este tipo de platos. Forma parte de los denominados potajes de vigilia, ya que, tradicionalmente, se servía los viernes de cuaresma en España. Este plato, concretamente, es uno de los más populares de la gastronomía andaluza, y, en especial de la sevillana.

Además de su historia, el potaje de garbanzos con espinacas es un plato muy nutritivo, ya que, es rico en hidratos de carbono complejos y vitaminas del grupo B, por lo que aporta muchísima energía. También es rico en fibra, por lo que resulta ideal para mantener a línea nuestra salud intestinal.

En resumen, el potaje de garbanzos con espinacas, es una delicia con la que podremos disfrutar y, además muy nutritiva y reconfortante.

Aunque a priori el potaje de garbanzos con espinacas es una receta simple, con poca variedad en cuanto a los ingredientes que se utilizan para su elaboración, lo cierto es que admite múltiples variantes: podemos encontrar recetas que utilizan chorizo y otras carnes para su elaboración, otras lo hacen añadiéndole bacalao o incluso huevo cocido picadito.

Esta versión de potaje de garbanzos con espinacas está formada íntegramente por verduras, por lo que los ingredientes que contiene son íntegramente de origen vegetal.

Para la elaboración de este plato utilizaremos, además de garbanzos y espinacas, cebolla, ajo, champiñones en lata (opcional) y un puñado de piñones. También necesitaremos una hoja de laurel para la cocción, aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal y un toque de comino en polvo.

garbanzos con espinacas

Como digo siempre, todas las recetas son variables y adaptables a nuestros propios gustos, y siempre hay que crear y aportar un toque de originalidad en ellas. En este caso, al querer hacer una receta apta para veganos, he optado por incluir entre sus ingredientes piñones y champiñones. Los piñones son un fruto seco maravilloso, que, añade a nuestros platos un toque diferente y gourmet.

Los champiñones son ideales ya que, además de tener un sabor y una textura maravillosa, que combina bien, tanto en potajes como en otro tipo de platos, es un alimento muy con un excelente valor nutricional y que, además, tiene muy pocas calorías. En esta ocasión he utilizado champiñones en conserva.

También necesitaremos una cebolla y 3 dientes de ajo. La cebolla que utilizaremos será una cebolla vidalia, que es una de las más indicadas para este tipo de platos, tanto por su sabor como por su textura.

Y, en cuanto a los ingredientes principales de esta receta, utilizaremos garbanzos secos, y, por tanto, necesitaremos hidratarlos previamente en agua antes de ponernos manos a la obra con la receta, ya que, necesitarán al menos 8 horas de hidratación. La variedad que he escogido es el garbanzo castellano o garbanzo Fuentesaúco, aunque hay otras variedades de garbanzo interesantes para hacer este plato, como el garbanzo blanco lechoso.

En cuanto a las espinacas, me he decantado por utilizar espinacas frescas baby (que no es más que la espinaca recolectada en forma temprana), sin embargo, también sirven espinacas congeladas, aunque el resultado, pierde un punto en sabor.

Sigue leyendo, y conoce una receta clásica que no pasa de moda, y atrévete a disfrutar de uno de esos platos tradicionales que llevan seduciendo multitud de paladares generación tras generación.

 

Ingredientes para hacer un potaje de garbanzos con espinacas

  • 400 gr de garbanzos
  • 300 de espinacas
  • 1 cebolla pequeña vidalia
  • 2 dientes de ajo
  • 1 puñado de piñones (opcional)
  • 1 lata de champiñones en conserva (opcional)
  • Comino en polvo
  • Sal y pimienta

 

Como hacer potaje de garbanzos con espinacas

1. Dejamos a remojo los garbanzos

Para realizar esta receta, es imprescindible que dejemos los garbanzos en remojo la noche anterior ya que, de esta forma estarán tiernos y en su punto, listos para ser cocidos.

Otra opción es utilizar garbanzos de bote, de los que ya vienen cocidos. De esta forma ahorraremos tiempo, pero el plato perderá sabor, por lo que recomiendo la primera opción.

garbanzos

Dejamos los garbanzos a remojo en una olla con suficiente agua, ya que aumentarán mucho su tamaño.

Antes de hacer la receta, comprobamos que todos los garbanzos están bien y no hay ninguno pocho, y reservamos.

 

2. Preparamos la cebolla y el ajo

Pelamos la cebolla y la picamos en pequeños trozos.

La variedad de cebolla que he utilizado es vidalia, ya que, es ideal para este tipo de platos.

Pelamos los ajos y los partimos por la mitad.

garbanzos

Cuando el potaje termine de hacerse, retiraremos los ajos picados. Aunque el ajo suele mejorar el sabor de este tipo de platos, no a todo el mundo le gusta sentir en el paladar la textura del ajo cocido.

 

3. Cocemos las hortalizas para el potaje

Ponemos una olla al fuego con agua y añadimos una pizca de sal y una hoja de laurel.

Cuando el agua comience a hervir, añadimos la cebolla picada, los ajos y los garbanzos.

La mayoría de legumbres se añaden al agua antes de que ésta comience a hervir, sin embargo, los garbanzos se añadirán justo después, ya que, si no se desharán.

Cocemos a fuego medio durante media hora.

 

4. Añadimos las espinacas al potaje

Transcurrido el tiempo indicado, añadiremos las espinacas. Las espinacas son una verdura estupenda, que queda de maravilla en muchos platos de cuchara. Además, no necesita mucho tiempo de cocción por lo que con 10 minutos será más que suficiente. Antes de añadir las espinacas, bajamos el fuego y dejamos que se cuezan a fuego lento.

espinacas

Las espinacas que he utilizado son frescas, sin embargo, también podéis utilizarlas congeladas.

 

5. Añadimos los champiñones (opcional)

Si queréis añadirle un toque diferente a la receta original, podéis añadirle champiñones a este plato.

champis

En esta ocasión, me he decidido a utilizar champiñones laminados en conserva. Utilizamos un bote de 120 gr.

Los escurrimos, los añadimos a la olla y apagamos el fuego.

 

6. Dejamos enfriar el potaje y servimos

Dejamos enfriar el potaje y, cuando esté listo lo servimos. Podemos servirlo en una olla al centro, o directamente en platos individuales.

Recomiendo añadirle un chorrito de aceite y un puñado de piñones, si queremos darle un toque distinguido al plato.

espinacas garbanzos

Para acompañar, es ideal hacerlo de un buen pan, como una barra gallega o pan centeno, ya que, de esta forma disfrutaremos plenamente del plato.

Elena

Soy Elena y mi hobby es la cocina y la gastronomía en general. Me encanta cocinar y probar recetas de diferentes culturas y zonas.

Deja un comentario