Hummus de remolacha

Sólo con verlo alimenta. Seguro que en más de una ocasión has escuchado esta popular frase, que define a la perfección aquellos platos especialmente vistosos, que, con sólo mirarlos, parece que podemos sentir su sabor en nuestro paladar.

El hummus de remolacha es una receta que parece estar hecha para recibir este piropo, ya que, su espectacular aspecto es proporcional a su delicioso sabor.

hummus de remolacha

Si te gusta el hummus tradicional, pero te encantan las recetas tuneadas, seguramente te chuparás los dedos con este hummus de remolacha, ya que mezcla las reminiscencias de la receta clásica, con notas de sabores y colores diferentes, como las aportadas por la remolacha y otros ingredientes.

El hummus original es una crema de garbanzos, muy popular en Oriente Medio, que se compone principalmente, por garbanzos cocidos, tahini o tahina (pasta de sésamo), ajo y jugo de limón. Es un plato muy apreciado, tanto por su valor nutricional (ya que es rico en vitaminas del grupo B, C y A), como por su sabor y por la versatilidad que ofrece, ya que se puede degustar de múltiples formas, desde dippeando con pan o crudités de verduras, hasta untado en tostas, como guarnición o en un sándwich.

Para elaborar esta receta de hummus de remolacha necesitaremos garbanzos, remolacha cocida, el jugo de un limón o el de una lima, sésamo, aceite de coco o de girasol (escoge el que más te guste), media cebolla roja, 2 rabanitos o un diente de ajo.

Los garbanzos que utilizaremos serán preferiblemente de los que ya vienen cocidos. Están igualmente ricos, quedan muy bien en esta receta y así ahorraremos tiempo en la cocina.

La remolacha que utilizaremos igualmente será cocida, de la variedad remolacha roja, que la encontraremos fácilmente en cualquier supermercado o frutería.

La remolacha es una verdura fabulosa, aunque para muchos es una gran desconocida. Es una hortaliza rica en fibra y antioxidantes, por lo que es una excelente aliada para luchar contra el envejecimiento celular y el estreñimiento. También sirve para prevenir enfermedades cardiovasculares y degenerativas.

También es rica en potasio y vitamina B (ayuda a que el organismo pueda crear células nuevas) y vitamina C (ayuda a reforzar los huesos, dientes y el sistema inmunitario).

hummus de remolacha

También utilizaremos media cebolla roja. El sabor de la cebolla roja es más intenso y picante que el de otras cebollas, y, a la vez especialmente indicado en platos en crudo. Además, intensificará ese color burgundy del hummus de remolacha.

También necesitaremos o bien tahini o bien sésamo crudo. El tahini no es más que la pasta de sésamo que se elabora con sésamo molido y puede llevar otros ingredientes como aceite.

En esta ocasión utilizare dos cucharadas de sésamo y una de aceite. En esta ocasión utilizare aceite de coco, pero podéis utilizar cualquier otro aceite que os guste, aunque recomiendo que os inclinéis aceites de sabores suaves, como el aceite de girasol.

Necesitaremos también el zumo de un limón, aunque, si le queréis dar un toque más exótico al plato, podéis utilizar el zumo de una lima. La combinación de lima y aceite de coco queda especialmente bien y os encantará y amáis los sabores exóticos.

Por último, también debemos tener a mano los complementos para disfrutar el hummus, por lo que es recomendable planear como querrás disfrutar el hummus: con pan para dippear, en tosta, en bocata o con crudités de verduras.

Sigue leyendo y descubre como hacer un aperitivo con el que dejarás a más de uno con la boca abierta (aunque por poco tiempo).

 

Ingredientes para hacer hummus de remolacha

  • 350 gr de garbanzos cocidos
  • 180 gr de remolacha cocida
  • El zumo de un limón o lima
  • 2 cucharadas de sésamo
  • 1 cucharada de aceite de coco (o de cualquier aceite de sabor suave preferiblemente)
  • Media cebolla morada
  • 2 rabanitos o 1 diente de ajo

 

Como hacer hummus de remolacha casero

1. Nos aseguramos de tener todos los ingredientes para la receta

Este paso parece una obviedad, pero al tratarse de una receta que no nos llevará más de 10 minutos en total, es preferible que tengamos todos los ingredientes juntos, además de tener listos los utensilios de cocina que necesitaremos, en este caso la batidora.

hummus de remolacha

 

2. Preparamos el tahini

El tahini podéis comprarlo ya hecho. Sin embargo, es un alimento que no siempre es de fácil acceso y en muchos supermercados no está a la venta. Sin embargo, para su elaboración tan solo necesitaremos sésamo. Este ingrediente es de mucho más fácil acceso y, además mucho más económico.

Tan solo necesitaremos un par de cucharadas de sésamo y un chorro de aceite. En esta ocasión, he utilizado aceite de coco, ya que me gusta el regusto exótico y frutal que deja en las recetas, sin embargo, puedes utilizar cualquier otro, aunque sugiero utilizar un aceite de sabor suave, como el aceite de girasol. No recomiendo utilizar, por ejemplo, aceites de sabor marcado, como el aceite de oliva, ya que puede resultar demasiado intenso para esta receta.

tahini

Colocamos en una batidora o picadora el sésamo y el aceite de coco y picamos todo a máxima velocidad. Es recomendable que la batidora sea de pequeño tamaño ya que, las cantidades que utilizaremos de ingredientes son de poco volumen. Podemos añadir un par de cucharadas de agua. Batimos a máxima velocidad durante un par de minutos hasta que se forme una pasta uniforme. Apagamos la batidora, retiramos el tahini y lo dejamos reposar en la nevera durante al menos 5 minutos.

 

3. Trituramos el resto de los ingredientes

Picamos la remolacha en trozos y la metemos dentro de la batidora. Troceamos la cebolla, cortamos los rabanitos por la mitad y también los añadimos. Por último, añadimos los garbanzos y el tahini y trituramos todo.

Para triturar los ingredientes, debemos utilizar una potencia media durante unos 3 o 4 minutos. Veremos que fácilmente se forma una pasta densa y cremosa de un intenso color burgundy.  Si por lo que, vemos que el hummus sea queda muy seco, añadimos un chorrito de agua tibia. Si necesitamos hacer este paso, debemos evitar utilizar agua del grifo.

hummus de remolacha

Coger el punto óptimo del hummus de remolacha no es sencillo, ya que, debe quedar cremoso, con cuerpo, pero a la vez suave y fácil de manejar.

Con ayuda de una cuchara o espátula, retiramos el hummus de la batidora y lo colocamos en un cuenco, que será el que posteriormente utilizaremos para servirlo. Antes de consumirlo, debemos dejar que repose durante al menos 1 hora en la nevera.

 

4. Degustamos el hummus de remolacha casero

Ahora nos queda la parte más sencilla de la receta, y a la vez la más complicada, que será decidir como degustaremos el hummus.

El hummus de remolacha tiene prácticamente los mismos usos y disfrutes que el hummus original.

Podemos disfrutarlo untado sobre una tostada, como guarnición a carnes y pescados, en un sándwich o bocata o dippeando.

Si nos decantamos por esta última opción, podemos dippearlo con pan o con crudités de verduras.

Tan solo deja volar tu imaginación y disfruta de esta receta, que no solo llena el estómago, sino que alimenta la vista.

Soy Elena y mi hobby es la cocina y la gastronomía en general. Me encanta cocinar y probar recetas de diferentes culturas y zonas.

Deja un comentario