Mermelada de bacon

mermelada bacon

Esta deliciosa y sencillísima receta muestra una forma original y diferente de disfrutar del bacon. 

La mermelada de bacon pese a lo incongruente que puede sonar en un principio,es un manjar al alcance de todos que suele sorprender y encantar a partes iguales.

El bacon (también conocido como tocino o panceta) es una de las partes del cerdo que cuentan con mas adeptos alrededor de todo el mundo, prueba de ello es que cuenta con su propio Día Internacional en el calendario y con su propia iglesia, y no es de extrañar ya que a menudo el bacon sirve para dar un toque de sabor extra a diferentes platos como hamburguesas, sándwiches, patatas al horno o incluso a pescados y mariscos.

La mermelada de bacon no es un plato light ni casa con todas las dietas, sin embargo es un capricho que no deberíamos perdernos por lo que merece la pena saltarse el régimen aunque sea durante un día.

Si eres de los que les gusta probar sabores diferentes y platos novedosos, y además te encantan los contrastes de sabores la mermelada de bacon es sin duda una receta que te dejará con ganas de repetir. 

  • Tiempo de preparación15 min
  • Tiempo de cocinado1 hr
  • Tiempo total1 hr 15 min
  • Energia275 cal
  • Coste total6 €
  • Coste por ración0.5 €
  • Cocina
    • Fusión
    • Americana
    • Inglesa
  • Tipo
    • Aperitivo
    • Snack
    • Guarnición

Ingredientes

  • 200 gr. de bacon en tiras.
  • 2 cebollas Vidalia o similar.
  • 3 dientes de ajo.
  • 4 cucharadas de azúcar moreno.
  • 3 cucharadas de vinagre de manzana.
  • 4 cucharadas de sirope de arce .
  • 1 taza de café.
  • 1 taza de brandy.
  • Pimienta.

Elaboración

Preparamos el bacon

1

Vamos a cortar el bacon. 

Colocamos el bacon sobre una tabla de cocina y lo cortamos en pequeños trozos cuadrangulares.

No es necesario que separemos las lonchas de bacon antes de cortarlas, ya que finalmente terminaremos por pasarlas por la trituradora.

 

2

Ponemos una olla a fuego medio y añadimos los trozos de bacon. 

No debemos añadir ningún tipo de aceite o mantequilla para cocinar el bacon, ya que este se tostará en su propia grasa.

Preparamos la cebolla.

3

Colocamos las cebollas sobre una tabla de cortar.

Partimos cada una de las cebollas en  dos mitades y les retiramos la piel (esta es la forma más sencilla de pelar la cebolla).

La cebolla que utilizaremos para hacer nuestra mermelada de bacon es una cebolla dulce y de sabor suave y no muy marcado, por lo que la cebolla Vidalia ( cebolla dulce amarilla) o la cebolla blanca se convierten en las candidatas ideales.

 

Cortamos la cebolla en rodajas o en pequeños dados.

4

Comprobamos que el bacon ya esté tostado y lo retiramos con ayuda de una espumadera. 

Colocamos en un recipiente plano ( por ejemplo un plato o pequeña fuente) un trozo de papel absorvente y colocamos el bacon sobre el, de esta forma absorverá el exceso de grasa del bacon y evitaremos que quede pringoso.

Preparamos el ajo

5

Cortamos cada uno de los dientes de ajo por la mitad, los pelamos y retiramos el brote verde central.

Los cortamos en pequeños trozos en forma de dados.

6

Colocamos una sartén a fuego medio y añadimos un chorro de aceite de girasol.

En este caso he utilizado aceite de girasol en vez de aceite de oliva virgen extra ya que el primero es muchísimo más suave, y al estar haciendo una receta con ingredientes de sabores muy potentes, considero que esta vez no es necesario añadir un extra de sabor de mano del aceite de oliva. 

Una vez esté caliente el aceite vertemos la cebolla  sobre la sartén y  un par de minutos después añadimos el ajo troceado.

esperamos unos 4 o 5 minutos hasta que ambos ingredientes se doren.

Preparamos la melaza

7

Vertemos en un cuenco o tazón grande la taza de café y la taza de brandy.

Añadimos las cucharadas de azúcar, las cucharadas de sirope de arce, el vinagre y un toque de pimienta

Con ayuda de unas varillas removemos la mezcla durante 2 o 3 minutos.

Si no tenemos sirope de arce podemos sustituirlo por miel orgánica.

El toque de pimienta es opcional. Si no os gusta el toque picante podéis evitar  usarla, sin embargo si os gusta no podéis prescindir de ella, ya que le da a nuestra mermelada de bacon un rollo totalmente diferente.

Empezamos a mezclar

8

Añadimos la melaza con cuidado sobre la sartén con la cebolla y el ajo. 

Vertemos con cuidado la mezcla y removemos con la ayuda de una cuchara de madera. 

Cocinamos toda la mezcla

9

Encendemos de nuevo el fuego y calentamos la mezcla a fuego medio durante 3 o 4 minutos.

Añadimos el bacon con cuidado y removemos la mezcla con ayuda de una cuchara de madera para asegurarnos que todos los ingredientes están perfectamente mezclados. 

Bajamos levemente la intensidad del fuego y dejamos cocinando al menos durante 50 minutos la mezcla a fuego lento. Es muy importante respetar el tiempo de cocción en nuestra mermelada de bacon.

10

Una vez transcurrido el tiempo de cocción podemos comprobar que el líquido ha desaparecido prácticamente por lo que nuestra mermelada de bacon estará prácticamente lista.

Escogemos la textura

11

Retiramos la mezcla de la sartén y tenemos dos opciones: o bien disfrutarla así, grumosa, con los ingredientes bien diferenciados o pasarla por la batidora o pasapurés.

Cualquiera de las dos opciones que escojamos para disfrutar de nuestra mermelada de bacon es igual de deliciosa, sin embargo, si queremos una apariencia más similar a una mermelada o compota o si simplemente preferimos una textura más ligera, optaremos por pasarla por la batidora o picadora.

 

 

Toque final

12

Para terminar, sólo queda esperar unos minutos a que la mezcla enfríe y guardarla dentro de un recipiente de vidrio ( por ejemplo un tarro).

 

13

La forma ideal de disfrutar de nuestra mermelada de bacon es, sencillamente, la que más nos guste.

Podemos disfrutarla a cucharadas, sobre una tostada de pan o incluso añadiéndola a nuestros platos más ligeros como pescados a la plancha  o mariscos para darle un toque diferente además de un extra de sabor. 

 

Deja un comentario