Piruletas de parmesano

Cuando escuchamos la palabra piruleta nuestra mente se traslada inmediatamente de alguna forma a nuestra infancia, cuando las míticas piruletas rojas en forma de corazón se derretían en nuestra boca, dejándonos la lengua roja y un sabor dulzón y afresado en todo el paladar durante horas.

Sin embargo, estas piruletas de parmesano, poco tienen que ver con las de toda la vida, ya que, ni comparten colorido, ni forma, ni mucho menos sabor.

piruletas de parmesano

Estas piruletas de parmesano deben su nombre a su forma, ya que recuerdan a la legendaria chuchería que todos conocemos.

El nombre piruleta deriva de pirulí, un caramelo con forma cónica, semejante a la de un paraguas, unido a un palito que servía para sujetarlo. Este caramelo es mucho más antiguo que las piruletas, ya que, estas datan de los años 60, sin embargo, los pirulís ya se comercializaban tanto en España como en América durante el siglo XIX bajo el nombre de pirulí de la Habana.

Para hacer esta sencilla receta, tan sólo necesitaremos dos ingredientes imprescindibles: queso parmesano rallado y palillos grandes (de unos 14-16 cm).

Esta receta de piruletas de parmesano es tan sencilla de elaborar, que cualquiera puede hacerla, incluso aquellos que se consideren negados para la cocina.

También podemos complementar esta receta con otros ingredientes, como ajo en polvo, orégano, o incluso semillas de amapola o pipas. Mi recomendación es que hagáis las piruletas variadas. Podéis probar a hacer la mayoría sólo de parmesano e incluir alguna variada.

En cuanto al queso, utilizaremos parmesano rallado. Es un producto que podemos encontrar en la sección de lácteos de cualquier supermercado.

piruletas de parmesano

El queso parmesano es un queso italiano, con un sabor muy característico e intenso. Se utiliza sobre todo rallado para acompañar diferentes platos de pasta, pero también en guisos y purés.

En cuanto a los palillos, no servirán los típicos palillos pequeños que podemos ver en las tapas de cualquier bar, clavados en las aceitunas y otros productos, sino que tendrán que ser unos palillos grandes, de 14 centímetros como mínimo. Podemos encontrarlos en cualquier bazar. Si los encontramos más grandes de lo indicado, y no encontramos otros, podemos recortarlos con unas tijeras para conseguir el tamaño perfecto.

Una vez que tengamos todos los ingredientes no hay excusa para no hacer esta sencilla y deliciosa receta, con la que tendrás un snack divertido, original y muy sibarita, listo para sorprender y agradar a cualquiera.

Además, aunque estas piruletas de parmesano atrapan especialmente a los niños ya los amantes del queso, también son un snack apto para la dieta keto, por lo que, si puedes incluirlas en tu menú si estás siguiendo este tipo de dieta.

 

Ingredientes para hacer piruletas de parmesano

  • Queso parmesano (necesitaremos una cucharada por piruleta)
  • Palillos tamaño XL (de al menos unos 10 cm de largura)
  • Orégano (opcional)
  • Ajo en polvo (opcional)
  • Papel vegetal (para el horno)

 

Receta para hacer piruletas de parmesano

1. Humedecemos los palillos de cada piruleta

Primeramente, humedecemos con agua los palillos y los secamos ligeramente con un paño. Esto se debe a que, al ser palillos de madera, es más fácil que no se quemen durante el horneado si van humedecidos. No es recomendable utilizar palillos de otros materiales, como plástico, ya que pueden degradarse durante el horneado.

 

2. Preparamos el horno y las piruletas

Precalentamos el horno a 200º con calor por arriba y por abajo (en el momento de meter las piruletas bajaremos la temperatura).

Mientras el horno se calienta, prepararemos las piruletas.

Colocamos sobre la mesa u otra superficie plana una capa de papel vegetal y hacemos los círculos de parmesano. Utilizaremos una cucharada de queso parmesano por cada piruleta.

Ponemos el palillo en cada una de las piruletas y, con ayuda de nuestras manos, pulimos la forma de la piruleta, hasta que quede lo más redonda posible. Podemos para ello valernos con una cuchara para redondear la forma de la piruleta. Debemos tener en cuenta que, el queso debe cubrir el trozo de palillo que queda dentro de la piruleta.

piruleta parmesano receta

Podemos hacer piruletas de parmesano variadas, es decir, introducir otros ingredientes en algunas de las piruletas como orégano o ajo en polvo.

piruleta parmesano receta

 

3. Metemos las piruletas de parmesano en el horno

Bajamos la temperatura del horno a unos 160-170º de temperatura e introducimos las piruletas de parmesano.

El tueste de las piruletas será cuestión de minutos (dependerá de tu horno, pero puede estar en torno a 5-10 minutos).

Debemos estar atentos, sobre todo la primera vez que las hacemos, y asomarnos por el cristalillo del horno a menudo para ver que todo va bien y que las piruletas no se han quemado.

piruletas parmesano

Debemos tener especial cuidado y prestar mucha atención, ya que, en un instante las piruletas de parmesano pueden pasar de “doraditas” a “quemaditas”, y en este último caso, habría que tirar las piruletas, además de que nos quedaría un olor horrible en la cocina, y, posiblemente en el resto de casa.

 

4. Sacamos las piruletas del horno

Sacamos las piruletas del horno y dejamos que se enfríen. Como podréis comprobar, las piruletas se despegarán con facilidad del papel vegetal, pero, si no, podéis utilizar una espumadera para terminar de despegarlas.

 

5. Presentación y degustación de las piruletas

Si las piruletas de parmesano no se degustan en el mismo día en que se hacen, os recomiendo no guardarlas en la nevera, y dejarlas en algún lugar seco, como por ejemplo dentro del horno (apagado, por supuesto).

Las piruletas de parmesano son un aperitivo ideal para un evento especial, ya que, llaman la atención y despiertan la curiosidad de cualquiera. Si queréis realzar aún más este plato y darle un toque más personal, podéis presentarlas en un cubo y ponerles algún adorno, como un lazo.  Si optáis por la idea del lazo y hacéis diferentes tipos de piruletas (de parmesano solo, de parmesano con orégano o de parmesano con ajo) podéis usar lazos de diferentes colores y asociar un color con cada sabor.

Si optáis por presentarlas en un cubo, tal y como se muestra en la imagen, podéis rellenar el cubo con sal. Es una forma sencilla y económica de sustentar las piruletas.

piruletas de parmesano

Sin duda, con esta receta, llamarás la atención de cualquiera, y, sobre todo, de los más peques, ya que, la forma divertida, original y llamativa de estas piruletas de parmesano atrapa y seduce a cualquiera.

Soy Elena y mi hobby es la cocina y la gastronomía en general. Me encanta cocinar y probar recetas de diferentes culturas y zonas.

Deja un comentario