Ramen casero

ramen casero

Hay épocas en las que un plato de cocina del que jamás habías escuchado hablar hasta entonces se pone de moda, y de repente comienza a aparecer en la carta de cualquier restaurante, tus amigos presumen subiendo fotos a las redes sociales degustando el plato en cuestión y tú te sientes en la obligación de probarlo para no sentirte un bicho raro.

El ramen es uno de esos platos que las modas culinarias han revalorizado, sin embargo, en este caso no es para menos, ya que además de ser un plato delicioso y sencillo de hacer, está cargado de nutrientes y vitaminas. Es decir, el ramen es de esos platos que pruebas, disfrutas y además estás deseando volver a repetir.

Nacido en Japón, el ramen es una especie de caldo de fideos que admite infinidad de variedades, pues ya desde sus orígenes admitía multitud de variedades dependiendo de la región del país nipón donde quisieses degustar este dichoso plato.

El ingrediente principal del ramen son los fideos. Los fideos más utilizados para realizar este demandado plato son los fideos Soba (hechos a base de trigo sarraceno y trigo); sin embargo, los fideos Undon (más gruesos que los anteriores y hechos a base de harina de trigo) son también una excelente opción.

El ramen tiene también otros dos ingredientes esenciales que son la carne y el topping.

En cuanto a la carne generalmente se utiliza carne de cerdo, pero también hay ramen de pollo, ternera, gambas, langostinos o niboshi( sardinillas deshidratadas).

Si no quieres utilizar proteína de procedencia animal en tu ramen puedes sustituirlo por otros ingredientes como por ejemplo las setas (las setas shiitake son una excelente opción).

En cuanto al topping el más conocido es el naturo(surimi blanco con una espiral rosa) o el huevo cocido partido a la mitad.

Sin embargo otros toppings adecuados para el ramen son: algas nori, wakame, brotes de soja, maíz o cebollino.

En este caso, para hacer el ramen, utilizaré ingredientes un poco menos orientales y sofisticados pero sí sencillos de encontrar.

Las verduras que utilizaré son cebolla, zanahorias, apio, ajo y perejil. También necesitaremos caldo de res, salchichas y huevos de talla M o L.

El toque oriental bien e de mano de la Sriracha y la salsa de soja, sin olvidarnos, por supuesto, de los fideos orientales.

  • Tiempo de preparación30 min
  • Tiempo de cocinado10 min
  • Tiempo total40 min
  • Serving Size4 raciones
  • Energia425 cal
  • Coste total10 €
  • Coste por ración2.5 €
  • Cocina
    • Japonesa
    • China
    • Oriental
  • Tipo
    • Comida
    • Cena
  • Utilizable para dieta
    • Dieta Oriental

Ingredientes para hacer ramen :

  • 1 cebolla grande
  • 3 tallos de apio
  • 3 zanahorias medianas
  • 3 dientes de ajo
  • 5 ramitas de perejil
  • salsa de soja
  • salsa sriracha
  • 400 gr de fideos orientales
  • 1 litro de caldo de res( utilizaremos 4 tazas)
  • 3 salchichas grandes
  • 3 huevos talla M o L (utilizaremos 2)
  • aceite de oliva virgen extra
  • cebollino (opcional)
  • sal y pimienta

Elaboración de ramen:

Preparamos la cebolla

1

El truco más efectivo en mi opinión, como ya os he explicado en otras recetas, es hacerlo de la siguiente forma: primero cortas la cebolla en dos mitades sobre una tabla de cocina y le retiras la piel. Luego la cortas en dados pequeños.

De esta forma agilizaremos el proceso y evitaremos sufrir más de lo necesario con la cebolla. Sin embargo, si tus ojos no soportan la cebolla pero no quieres que deje de estar presente en tus ensaladas y sopas, te recomiendo comprar un picador de alimentos.

Preparamos la zanahoria

2

Con ayuda de un pelapatatas pelamos las zanahorias (si no tenemos un pelapatatas también podemos utilizar un cuchillo) y las cortamos en pequeñas rodajas.

Preparamos el apio

3

Retiramos las partes que pudiesen sobrar en el apio ( ojo a raíces y hojas en el caso de que las hubiese) y una vez limpio el tallo lo troceamos en pequeñas porciones.

4

A continuación, ponemos una sartén u olla en el fuego y añadimos un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra.

Una vez que el aceite esté bien caliente añadimos las verduras troceadas.

5

Mantenemos las verduras a fuego medio durante unos 8-10 minutos y removemos de vez en cuando con ayuda de una varilla de metal o cuchara de madera.

Si nos decantamos por utilizar la cuchara de madera debemos tener en cuenta no utilizar la misma cuchara de madera para platos salados, picantes o dulces, ya que aunque la hayamos limpiado a conciencia, puede transferir parte de sabor de unos platos a otros ( y no es agradable estar degustando una deliciosa tarta con un ligero regusto a sopa de verduras).

Preparamos el perejil y el ajo

6

Mientras esperamos que las verduras se cocinen ( pero siempre con un ojo encima de ellas, aunque sea para removerlas de vez en cuando) preparamos el perejil y el ajo.

Lavamos el perejil y lo cortamos en trozos lo más pequeños posible.

Cortamos los dientes de ajo por la mitad y retiramos la piel y el brote verde central.

Cortamos el ajo en pequeños trozos y lo mezclamos con el perejil.

Agregamos el perejil y el ajo al recipiente con las demás hortalizas, removemos todo bien, bajamos el fuego al mínimo  y cubrimos con una tapa.

7

Añadimos aproximadamente unas 4 tazas de caldo de res.

La cantidad de caldo variará de lo líquido o espeso que queramos nuestro ramen. Si lo queremos muy aguado podemos añadir unas 5 tazas (1 litro de caldo) y si lo queremos no tan líquido y quieres ser fiel a la receta original con 4 tazas ( 800 cl) será más que suficiente.

Añadimos las salsas

8

Añadimos una cucharadita de salsa sriracha y cuatro  o cinco cucharadas soperas de salsa de soja a los demás ingredientes  y removemos un par de veces.

La salsa sriracha es una salsa muy apreciada en Japón, pero debes saber que se trata de una salsa picante (ya que es una salsa hecha a base de chili fermentado) por lo que si no te gusta el picante o tu cuerpo no lo tolera puedes suprimir este ingrediente.

Preparamos las salchichas

9

En una sartén vertemos un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra.

Cuando el aceite esté bien caliente colocamos las salchichas con cuidado de que no nos salpiquen.

Con ayuda de un tenedor o pinza de cocina volteamos las salchichas una vez estén doradas para que se cocinen por ambos lados.

10

Una vez estén listas las retiramos del fuego con ayuda de un tenedor o pinza de cocina y las troceamos en rodajas.

Las añadimos a la olla con los demás ingredientes y removemos de nuevo.

Añadimos los fideos

11

Troceamos los fideos en trozos del tamaño de la palma de una mano y los introducimos en el recipiente con los demás ingredientes.

Cocemos todo y preparamos los huevos

12

Subimos el fuego hasta que toda la mezcla comience a hervir y removemos de vez en cuando.

El tiempo orientativo es en torno a unos 7 minutos, sin embargo debes estar pendiente y probar los fideos hasta que estén en el punto que te guste a ti ( hay quienes los prefieren más tiernos, otros sin embargo se decantan por la pasta más pasadita).

 También debes aprovechar este tiempo de cocción para probar y comprobar que el plato esté en sus niveles óptimos de condimentado, y si no es así, aprovechar para ajustar.

Preparamos los huevos

13

Ponemos una olla con agua al fuego.

Añadimos un par de huevos de talla M o L a la olla y una vez que ésta comience a hervir contamos 6 o 7  minutos.

El tiempo de cocción normal de un huevo es entre 9 y 12 minutos( depende del tamaño de éste) pero para hacer nuestro ramen no buscamos un huevo perfectamente cocido sino un huevo con la clara completamente dura y con la yema semilíquida.

Toque final

14

Una vez que el ramen esté cocido a nuestro gusto apagamos el fuego y servimos directamente sobre los recipientes en los que posteriormente vayamos a degustarlo.

Cuando  estén cocidos los huevos los ponemos debajo del grifo un par de minutos para retirarles el calor y, una vez hayan enfriado, les retiramos la cascara con cuidado de que no se rompan.

Partimos los huevos por la mitad y colocamos una mitad por cada ración de ramen (dos mitades para los más golosos).

 Si sois habilidosos con los palillos, el ramen te brinda una ocasión perfecta para presumir de ello, sin embargo si sois patosos como yo, tampoco es un pecado utilizar el tenedor.

Deja un comentario