Crema de calabaza casera y fácil

crema de calabaza

La calabaza es sin duda la protagonista de cremas y purés otoñales. De inconfundible color naranja, y sabor dulzón y meloso, esta deliciosa hortaliza gana especial relevancia no solo en nuestras cocinas, sino que la popular fiesta de Halloween, que  otorga a la calabaza un papel estrella.

Desde el año 1840, esta festividad llega a los Estados Unidos y a Canadá, donde se inicia la costumbre de tallar los jack-o’-lantern o Linterna de Jack ( inspirada en la leyenda de Jack el tacaño). Se utilizaban calabazas gigantes talladas con un rostro monstruoso y con una vela dentro, desde entonces las calabazas han sido símbolo de esta fiesta celebrada mundialmente.

Sin embargo, la calabaza no solo cobra especial protagonismo en esta fiesta, sino que es una de las opciones favoritas a la hora de hacer cremas y purés otoñales. De sabor dulce y de fácil maridaje con otras hortalizas, la calabaza es sin duda una opción excelente a la hora de hacer purés y cremas que tanto apetecen en la época otoñal.

  • Tiempo de preparación25 min
  • Tiempo de cocinado20 min
  • Tiempo total45 min
  • Energia235 cal
  • Coste total6.5 €
  • Coste por ración0.65 €
  • Cocina
    • Americana
    • Peruana
    • Mexicana
    • Mediterránea
  • Tipo
    • Aperitivo
    • Primer plato
    • Cena ligera
    • Cena
  • Utilizable para dieta
    • Dieta cetogénica
    • Sin gluten
    • Baja en Hidratos

Ingredientes

Para la crema

  • 800 gr de calabaza.
  • 2 patatas pequeñas.
  • 1 cebolla.
  • 3 zanahorias medianas.
  • 1/2 puerro pequeño.
  • 1 pastilla de caldo de pollo (o de tu sabor favorito).
  • 1 yogur griego.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Condimentos

  • Sal y pimienta.
  • Curry en polvo.
  • Jengibre en polvo (opcional)

Decoración

  • Taquitos de jamón
  • Cebollino
  • Picatostes

Elaboración

1

Nos disponemos a pelar y trocear las verduras. 

Las verduras han de ser lo más frescas posibles, ya que de este modo no solo tendrán más sabor, sino que conservarán mejor los nutrientes.

Preparamos la calabaza

2

Primeramente apoyamos la calabaza sobre una tabla de cocina y le cortamos la parte delantera y la trasera. Cortamos la calabaza en dos o tres rodajas grandes.

Apoyamos cada una de las rodajas sobre la tabla y la pelamos con ayuda de un cuchillo bien afilado.

 

3

Cortamos cada una de las rodajas ya peladas en láminas.

Cuando tengamos toda la calabaza cortada en láminas, cortamos cada una de ellas en pequeños cubos y reservamos.

La calabaza es una hortaliza que no cuece rápidamente, por lo que siempre debemos cortarla en pequeños trozos.

Preparamos las zanahorias

4

Pelamos las zanahorias.

Para pelar las zanahorias lo ideal es hacerlo con un pelador de patatas, ya que facilita mucho el proceso,pero si no tenemos uno a mano podemos hacerlo con un cuchillo.

Pelamos y cortamos las zanahorias en trozos pequeños o rodajas.

 

Preparamos la cebolla

5

Para preparar la cebolla primeramente la cortamos en dos mitades, luego le quitamos la piel ( las capas) y finalmente la cortamos en dados o trozos pequeños.

 

Preparamos las patatas

6

En cuanto a las patatas, si tienen la piel muy fina no es necesario pelarlas, (en caso contrario las pelamos con un cuchillo o pelapatatas). Las cortamos en cuatro trozos y partimos cada uno de ellos en pequeños trozos.

 

Cocinamos las verduras

7

Ponemos las verduras dentro de una olla grande y salpimentamos.

 

8

Añadimos el caldo de pollo y removemos con ayuda de una cuchara de madera. Añadimos también una cucharadita de curry en polvo (si queremos un resultado donde se note menos el sabor a curry podemos añadir solo media cucharadita, o incluso si no nos gusta el sabor a curry podemos omitir este paso).

Si somos fans del jengibre es la hora de que añadamos una cucharadita de jengibre en polvo. Recordemos que el jengibre tiene un sabor peculiar, intenso y con un toque picante, por lo que, aunque adoremos este condimento no debemos pasarnos.

9

Ponemos la olla a cocer a fuego medio.

10

Ya tenemos a cocción todos los ingredientes de nuestra deliciosa crema de calabaza. Con ayuda de una cuchara de madera, removemos un par de veces y añadimos una pizca de sal.

Cubrimos la olla con la tapa y dejamos que cueza durante 20 minutos a fuego medio.

 

11

Las verduras para nuestra deliciosa crema de calabaza y zanahoria han de quedar al dente, no sólo porque así estarán más sabrosas y crujientes, sino porque de esta forma conservarán todos sus nutrientes (recordemos que si una verdura cuece en exceso pierde sus vitaminas y nutrientes).

12

Una vez hayan pasado los 20 minutos de cocción, retiramos del fuego la olla y con ayuda de una espumadera retiramos todos los trozos de verdura y los colocamos en un bol (preferiblemente) de madera.

 

13

A continuación, añadimos unos 5 vasos del agua con la que han sido cocidas las verduras y añadimos el yogur griego. Trituramos con la batidora eléctrica todas las verduras hasta que quede una masa homogénea y sin grumos.

 

14

Si queremos lograr una textura más ligera en nuestra crema de calabaza añadiremos 6 vasos del agua de cocción en vez de 5.

15

Para decorar podemos añadir un pequeño chorro de aceite de oliva virgen extra y unos dados de jamón ibérico (como si de un delicioso salmorejo o gazpacho se tratase, pero en su versión otoñal) y también podemos añadir unos picatostes o costras de pan.

16

Otras opciones son unos piñones tostados, un puñado de nueces o incluso unas hojas de rúcula.

El cebollino es una opción excelente para adornar nuestra crema de calabaza, además que le aportará un sabor excelente y diferente.

 

Deja un comentario