Receta de crema de calabaza – Receta fácil y rapida

Crema de calabaza casera

La calabaza es sin duda la protagonista de cremas y purés otoñales. De inconfundible color naranja, y sabor dulzón y meloso, esta deliciosa hortaliza gana especial relevancia no solo en nuestras cocinas, sino que la popular fiesta de Halloween, que  otorga a la calabaza un papel estrella.

crema de calabaza

Desde el año 1840, esta festividad llega a los Estados Unidos y a Canadá, donde se inicia la costumbre de tallar los jack-o’-lantern o Linterna de Jack ( inspirada en la leyenda de Jack el tacaño). Se utilizaban calabazas gigantes talladas con un rostro monstruoso y con una vela dentro, desde entonces las calabazas han sido símbolo de esta fiesta celebrada mundialmente.

Sin embargo, la calabaza no solo cobra especial protagonismo en esta fiesta, sino que es una de las opciones favoritas a la hora de hacer cremas y purés otoñales. De sabor dulce y de fácil maridaje con otras hortalizas, la calabaza es sin duda una opción excelente a la hora de hacer purés y cremas que tanto apetecen en la época otoñal.

 

Ingredientes para hacer crema de calabaza

  • 800 gr de calabaza.
  • 2 patatas pequeñas.
  • 1 cebolla.
  • 3 zanahorias medianas.
  • 1/2 puerro pequeño.
  • 1 pastilla de caldo de pollo (o de tu sabor favorito).
  • 1 yogur griego.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.
  • Curry en polvo.
  • Jengibre en polvo (opcional).
  • Taquitos de jamón ibérico (decoración).
  • Picatostes (decoración).
  • Cebollino (decoración).

 

Como hacer de crema de calabaza

Primeramente, ponemos agua en una olla grande a cocer.

A continuación, nos disponemos a pelar y trocear nuestras verduras. Las verduras han de ser lo más frescas posibles, ya que de este modo no solo tendrán más sabor, sino que conservarán mejor los nutrientes.

Pelamos la calabaza, le quitamos las pepitas con la ayuda de una cuchara y la cortamos en dados pequeños.

Hacemos lo mismo con las zanahorias (las pelamos y las cortamos en rodajas), con la cebolla (la cortamos en pequeños trozos) y con el puerro (lo cortamos en rodajas). También pelamos las dos patatas y las cortamos en dados pequeños.

Introducimos las verduras dentro de la olla antes de que esta comience a hervir.

crema de calabaza

Añadimos la pastilla de caldo y removemos con ayuda de una cuchara de madera. Añadimos también una cucharadita de curry en polvo (si queremos un resultado donde se note menos el sabor a curry podemos añadir solo media cucharadita, o incluso si no nos gusta el sabor a curry podemos omitir este paso).

Si somos fans del jengibre es la hora de que añadamos una cucharadita de jengibre en polvo. Recordemos que el jengibre tiene un sabor peculiar, intenso y con un toque picante, por lo que, aunque adoremos este condimento no debemos pasarnos.

Ya tenemos a cocción todos los ingredientes de nuestra deliciosa crema de calabaza. Con ayuda de una cuchara de madera, removemos un par de veces y añadimos una pizca de sal.

Cubrimos la olla con la tapa y dejamos que cueza durante 20 minutos a fuego medio.

Las verduras para nuestra deliciosa crema de calabaza y zanahoria han de quedar al dente, no sólo porque así estarán más sabrosas y crujientes, sino porque de esta forma conservarán todos sus nutrientes (recordemos que si una verdura cuece en exceso pierde sus vitaminas y nutrientes).

Una vez hayan pasado los 20 minutos de cocción, retiramos del fuego la olla y con ayuda de una espumadera retiramos todos los trozos de verdura y los colocamos en un bol (preferiblemente) de madera.

A continuación, añadimos unos 5 vasos del agua con la que han sido cocidas las verduras y añadimos el yogur griego. Trituramos con la batidora eléctrica todas las verduras hasta que quede una masa homogénea y sin grumos.

crema de calabaza

Si queremos lograr una textura más ligera en nuestra crema de calabaza añadiremos 6 vasos del agua de cocción en vez de 5.

Para decorar podemos añadir un pequeño chorro de aceite de oliva virgen extra y unos dados de jamón ibérico (como si de un delicioso salmorejo o gazpacho se tratase, pero en su versión otoñal) y también podemos añadir unos picatostes o costras de pan.

Otras opciones son unos piñones tostados, un puñado de nueces o incluso unas hojas de rúcula.

El cebollino es una opción excelente para adornar nuestra crema de calabaza, además que le aportará un sabor excelente y diferente.

 

Crema de calabaza y calabacín

La calabaza y el calabacín son siempre dos hortalizas que tienen muchos adeptos, pero especialmente triunfan en otoño, donde a menudo las podemos ver en cremas y potajes, tanto juntas como por separado.

Aunque ambos pertenecen al género curcubita, la calabaza y el calabacín pertenecen a especies diferentes.

calabacin

El calabacín se cosecha antes que la calabaza, pues se cosecha en agosto y sobre todo en septiembre (por eso hay quienes le llaman calabaza de verano) y la calabaza se cosecha a mediados de octubre, donde además de los usos culinarios, la calabaza adquiere especial relevancia en Halloween, donde no hay hogar que no esté adornado con esta deliciosa hortaliza.

La crema de calabaza y calabacín no sólo es una opción deliciosa y sencilla de elaborar, sino que es una opción cargada de nutrientes y vitaminas, que, además nos aporta muy pocas calorías. Por todo esto, no tenéis excusa para no disfrutar de una deliciosa crema de calabaza y calabacín.

 

Ingredientes para preparar crema de calabaza y calabacín

  • 1 calabacín mediano.
  • 500 gr de calabaza.
  • 1 cebolla pequeña.
  • ½ puerro.
  • 1 yogur griego.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.
  • 1 cucharadita de nuez moscada.
  • Cebollino (decoración)
  • Pipas de calabaza(decoración).

 

Como hacer crema de calabaza y calabacín

En primer lugar, vamos a pelar y trocear las verduras. Las verduras que hayamos elegido deberán estar en su punto, ni verdes ni maduras.

Pelamos la cebolla y la cortamos en trozos pequeños.

A continuación, pelamos la calabaza, le quitamos las pepitas con ayuda de una cuchara y la cortamos igualmente en trozos muy pequeños.

No es necesario pelar el calabacín, por lo que lo lavamos y lo cortamos en rodajas directamente.

Cortamos el puerro en trozos pequeños.

Ponemos una olla a hervir y ponemos todas las hortalizas dentro (antes de que el agua hierva) junto a la pastilla de caldo de pollo. Añadimos un chorro de aceite de oliva virgen extra y añadimos una pizca de sal.

cremadecalabazaycalabacin

Dejamos que cuezan las verduras durante 20 minutos a fuego medio y removemos de vez en cuando con una cuchara de madera.

Si queremos que el resultado final de nuestra crema de calabaza y calabacín obtenga un sabor más intenso podemos apartar unos trozos de calabaza y calabacín (antes de poner a hervir todas las verduras) y sofreírlos en una sartén a fuego lento, para finalmente mezclarlo con el resto de verduras cocidas antes de pasarlo todo por la batidora.

Una vez cocidas las verduras las escurrimos y las colocamos en un cuenco aparte. Añadimos unos 5 vasos del agua en la que fueron cocidas. Añadimos un toque de pimienta y nuez moscada (no debemos pasarnos con la nuez moscada, ya que es un condimento tan intenso que si lo utilizamos en exceso estropearía cualquier plato) y añadimos el yogur.

Pasamos toda la mezcla por la batidora a velocidad baja y subimos intensidad poco a poco hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos.

Finalmente servimos nuestra crema de calabaza en cuencos. Añadimos un chorro de aceite de oliva virgen extra y un puñado de pipas de calabaza junto a unos trozos de cebollino picado (como guarnición y decoración).

Otras opciones para decorar nuestra deliciosa crema de calabaza y calabacín son un poco de bacon tostado, dados de jamón o incluso unos piñones tostados si le queremos dar un toque más otoñal.

Y de esta forma tan sencilla podemos disfrutar de este maravilloso plato, que no solamente es una opción estupenda para no descuidar la dieta, sino que también es una opción apta para cualquier bolsillo. La crema de calabaza y calabacín es el claro ejemplo de que un plato delicioso puede ser a la vez una opción saludable tanto para nuestra dieta como para nuestro bolsillo.

 

Crema de calabaza con nata

La crema de calabaza es una opción excelente y un plato característico de otoño, donde las cremas y purés se convierten en los reyes de la fiesta y donde hortalizas como la calabaza, el calabacín y la zanahoria entre otros cobran especial relevancia.

La receta de la crema de calabaza admite muchas variaciones, siempre teniendo como protagonista principal, como no podría ser de otra forma, a la calabaza.

crema calabaza nata

Podemos encontrarnos desde cremas de calabaza hechas con puerro, manzana, zanahoria o sin ninguno de ellos, con cremas hechas a base de verduras cocidas, con verduras sofreídas o mezclando ambas versiones, sin lácteos o con ellos, más cremosas o menos…

La crema de calabaza con nata no es la opción más light que podemos escoger para degustar esta deliciosa crema, sin embargo, si es una de las más apetitosas y de las que más triunfan entre los más peques debido a su cremosidad.

La crema de calabaza y nata es la más golosa de sus versiones sin embargo es tan sencilla de hacer como las demás versiones de la crema de calabaza.

 

Ingredientes para hacer crema de calabaza con nata

  • 700 gr de calabaza.
  • 1 cebolla.
  • ½ puerro.
  • 2 zanahorias pequeñas.
  • 250 ml de nata para cocinar.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 1 pizca de nuez moscada.

 

Como hacer crema de calabaza con nata

Primeramente, vamos a pelar y trocear las hortalizas.  Pelamos la calabaza, retiramos las pepitas con ayuda de una cuchara y la troceamos en trozos pequeños.

Hacemos lo mismo con la cebolla, el puerro y las zanahorias.

Ponemos una olla a hervir y ponemos todas las hortalizas dentro (antes de que el agua hierva) junto a la pastilla de caldo de pollo. Añadimos un chorro de aceite de oliva virgen extra y añadimos una pizca de sal.

Dejamos que cuezan las verduras durante 20 minutos a fuego medio y removemos de vez en cuando con una cuchara de madera.

nata

Una vez cocidas las verduras las escurrimos y las colocamos en un cuenco aparte. Añadimos unos 4 vasos del agua en la que fueron cocidas al cuenco.

Dejamos reposar las verduras 5 minutos y añadimos la nata. Añadimos también un toque de pimienta y nuez moscada (no debemos pasarnos con la nuez moscada, ya que es un condimento tan intenso que si lo utilizamos en exceso estropearía cualquier plato).

Pasamos todas verduras por la batidora o pasapurés a velocidad media hasta conseguir una mezcla uniforme y sin grumos.

Una vez servida la crema de calabaza y nata, añadimos un chorro de aceite de oliva virgen extra y, ya que esta crema tiene un sabor dulce, podemos contrarrestar su dulzor con un puñado de piñones tostados, bacon o un puñado de nueces.

 

Crema de cabalaza y puerro

Ambas son otoñales, dulces y deliciosas. Estas dos hortalizas conocidas por todos poseen un sabor gustoso y exquisito que no empalaga ni cansa.

La receta de crema de calabaza y puerro es una opción excelente para los chefs principiantes que decidan iniciarse en el mundo de la cocina ya que es un plato rápido y muy sencillo de hacer.

Los ingredientes que cobran especial protagonismo son el puerro y la calabaza, como no podría ser de otra forma. Sin embargo, aunque muchos a la hora de hacer una crema de calabaza y puerro aconsejan mezclar estos dos alimentos con patata mi experiencia personal me dice que casan mucho mejor con una manzana (especialmente la manzana reineta, que destaca por ser una manzana pastosa).

puerro

Para acompañamiento de esta crema, y para contrarrestar su sabor dulzón apostaremos por una opción láctea, como puede ser la mozzarella ( si lográis encontrarla en formato “ perlas” mejor) que con su toque agrio nos servirá para no darle tanto protagonismo al sabor dulzón de la calabaza y el puerro y unas gambas, ya que el marisco también servirá para contrarrestar ese dulzor y además aportará un toque diferente ( aunque más navideño, eso sí).

 

Ingredientes para hacer crema de calabaza y puerro

  • 500 gr de calabaza.
  • 1 puerro.
  • 2 manzanas reinetas.
  • 1 cebolla.
  • 1 yogur griego.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 1 pastilla de caldo de pollo.
  • 1 pizca de nuez moscada.

 

Como hacer crema de calabaza y puerro

Primeramente, ponemos agua en una olla grande a cocer. A continuación, nos disponemos a pelar y trocear nuestras verduras. Las verduras han de ser lo más frescas posibles, ya que de este modo no solo tendrán más sabor, sino que conservarán mejor los nutrientes. Y también han de estar en su punto, ni demasiado verdes ni demasiado maduras.

En primer lugar, pelamos la calabaza, le quitamos las pepitas con la ayuda de una cuchara y la cortamos en dados pequeños. Para pelarla, la forma más fácil es cortarla primero en cuatro trozos grandes y pelarla de arriba abajo.

Cortamos la raíz del puerro y las hojas (en el caso de que no nos lo hayan retirado en la frutería o supermercado) y lo partimos en rodajas. Pelamos la cebolla y la partimos en pequeños trozos.

Introducimos la calabaza, la cebolla y el puerro dentro de la olla antes de que el agua comience a hervir y añadimos la pastilla de caldo y un chorro de aceite de oliva virgen extra.

Pelamos las manzanas reinetas y las cortamos en trozos, las añadimos a la olla una vez que hayan transcurrido 10 minutos desde que el agua haya comenzado a hervir.

Una vez transcurridos 20 minutos, retiramos todos los ingredientes con ayuda de una espumadera y los colocamos en un cuenco. Añadimos un toque de pimienta, el yogur y una pizca de nuez moscada. Añadimos el yogur griego y unos 4 vasos del agua en la que fueron cocidas las verduras y la manzana.

Pasamos todo por el pasapuré o batidora a velocidad media hasta lograr una mezcla homogénea y sin grumos.

A la hora de servir nuestra crema de puerro y calabaza podemos acompañarla de unas perlas de mozzarella, un puñado de gambas a la plancha o los tradicionales picatostes de ajo.

 

Crema de calabaza con quesitos

La crema de calabaza con quesitos es una opción igual de deliciosa que las otras variantes de recetas de crema de calabaza, sin embargo, en este caso ese dulzor tan característico de la calabaza se queda un poco más difuminado gracias al sabor del quesito, que destaca más que otros ingredientes que suelen acompañar a la calabaza en las cremas.

quesitos caserio

El quesito disfraza de alguna forma el sabor a hortaliza de la calabaza, cebolla, zanahoria y puerro (o de las demás verduras que queramos añadir a nuestra crema de calabaza) por lo que es una opción ideal para los más peques de la casa, que suelen ser también los más reacios a tomar verduras.

Es una receta sencilla que además admite una opción más ligera y es la de usar quesitos light para hacer la crema de calabaza.

 

Ingredientes para hacer crema de calabaza con quesitos

  • 700 gr de calabaza.
  • 2 patatas.
  • 1 cebolla.
  • 2 zanahorias.
  • ½ puerro.
  • 5 quesitos.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.
  • 1 cucharadita de nuez moscada.

 

Como hacer crema de calabaza con quesitos

Primeramente, ponemos agua en una olla grande a cocer.

A continuación, nos disponemos a pelar y trocear nuestras verduras. Las verduras han de ser lo más frescas posibles, ya que de este modo no solo tendrán más sabor, sino que conservarán mejor los nutrientes.

En primer lugar, pelamos la calabaza, le quitamos las pepitas con la ayuda de una cuchara y la cortamos en dados pequeños.

Hacemos lo mismo con las zanahorias (las pelamos y las cortamos en rodajas), con la cebolla (la cortamos en pequeños trozos) y con el puerro (lo cortamos en rodajas). También pelamos las dos patatas y las cortamos en dados pequeños.

Introducimos las verduras dentro de la olla una vez que esta comience a hervir.

Añadimos la pastilla de caldo y removemos con ayuda de una cuchara de madera.

Ya tenemos a cocción todos los ingredientes de nuestra deliciosa crema de calabaza. Con ayuda de una cuchara de madera, removemos un par de veces y añadimos una pizca de sal.

Cubrimos la olla con la tapa y dejamos que cueza durante 20 minutos a fuego medio.

cremacalabazaquesitos

Las verduras para nuestra deliciosa crema de calabaza y zanahoria han de quedar al dente, no sólo porque así estarán más sabrosas y crujientes, sino porque de esta forma conservarán todos sus nutrientes (recordemos que si una verdura cuece en exceso pierde sus vitaminas y nutrientes).

Una vez hayan pasado los 20 minutos de cocción, retiramos del fuego la olla y con ayuda de una espumadera retiramos todos los trozos de verdura y los colocamos en un bol (preferiblemente) de madera. Añadimos pimienta y una pizca de nuez moscada (sin pasarnos). También podemos utilizar una pizca de jengibre si preferimos, aunque el sabor tendría un toque picante.

A continuación, añadimos unos 5 vasos del agua con la que han sido cocidas las verduras y añadimos los quesitos.

Trituramos con la batidora eléctrica todas las verduras hasta que quede una masa homogénea y sin grumos.

Si queremos lograr una textura más ligera en nuestra crema de calabaza añadiremos 6 vasos del agua de cocción en vez de 5.

Para decorar podemos añadir un pequeño chorro de aceite de oliva virgen extra y unos dados de jamón ibérico (como si de un delicioso salmorejo o gazpacho se tratase, pero en su versión otoñal) y también podemos añadir unos picatostes o costras de pan.

Otra opción más otoñal es añadir un puñado de piñones tostados o un puñado de nueces.

 

Crema de calabaza light

Esta crema de calabaza light podría también llamarse la “crema de calabaza libre de pecado”, y es que esta versión de la crema de calabaza tiene apenas un puñado de calorías que ni lo notarás.

Prescindiendo de nata, de yogur griego y protagonizada principalmente por verduras, esta crema de calabaza light es una opción excelente si quieres disfrutar de un plato excelente, fácil de hacer y con el que además no tendrás remordimiento alguno.

calabaza imagen

El queso light va a ser el encargado de aportar el toque cremoso a esta crema de calabaza. Podemos usar desde requesón, queso feta, ricota o queso de burgos. Todos ellos son quesos que además de destacar por el bajo aporte calórico, destacan por su bajo contenido en grasa. Sin embargo, mi opción favorita es optar por un queso de untar light(queso estilo Philadelphia) ya que aportan todo el sabor de siempre con un bajísimo aporte calórico.

Esta es la opción ideal para disfrutar de este sensacional plato otoñal sin sentirte culpable.

 

Ingredientes para hacer crema de calabaza light

  • 700 gr de calabaza.
  • 1 cebolla.
  • 2 zanahorias.
  • ½ puerro.
  • 125 de queso philadelphia light.
  • 1 pastilla de caldo de pollo.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.
  • 1 pizca de nuez moscada.

 

Como hacer crema de calabaza light

Primeramente, ponemos agua en una olla grande a cocer.

A continuación, nos disponemos a pelar y trocear nuestras verduras. Las verduras han de ser lo más frescas posibles, ya que de este modo no solo tendrán más sabor, sino que conservarán mejor los nutrientes.

En primer lugar, pelamos la calabaza, le quitamos las pepitas con la ayuda de una cuchara y la cortamos en dados pequeños.

Hacemos lo mismo con las zanahorias (las pelamos y las cortamos en rodajas), con la cebolla (la cortamos en pequeños trozos) y con el puerro (lo cortamos en rodajas). También pelamos las dos patatas y las cortamos en dados pequeños.

Introducimos las verduras dentro de la olla una vez que esta comience a hervir.

Añadimos la pastilla de caldo y removemos con ayuda de una cuchara de madera.

Ya tenemos a cocción todos los ingredientes de nuestra deliciosa crema de calabaza light. Con ayuda de una cuchara de madera, removemos un par de veces y añadimos una pizca de sal.

Cubrimos la olla con la tapa y dejamos que cueza durante 20 minutos a fuego medio.

Las verduras para nuestra deliciosa crema de calabaza y zanahoria han de quedar al dente, no sólo porque así estarán más sabrosas y crujientes, sino porque de esta forma conservarán todos sus nutrientes (recordemos que si una verdura cuece en exceso pierde sus vitaminas y nutrientes).

Una vez hayan pasado los 20 minutos de cocción, retiramos del fuego la olla y con ayuda de una espumadera retiramos todos los trozos de verdura y los colocamos en un bol (preferiblemente) de madera. Añadimos pimienta y una pizca de nuez moscada (sin pasarnos). A continuación, añadimos unos 5 vasos del agua con la que han sido cocidas las verduras y añadimos el queso Philadelphia light (o el queso que hayamos escogido para hacer nuestra crema de calabaza light)

Trituramos con la batidora eléctrica todas las verduras y el queso hasta que quede una masa homogénea y sin grumos.

Una vez conseguida la masa uniforme, dejamos reposar unos 5 minutos y ya estará lista para servir.

Como decoración (y acompañamiento) podemos añadir un pequeño chorro de aceite de oliva y un puñado de dados de pechuga de pavo pasados previamente por la plancha.

Otra opción es añadir unas colas de langostino o gambas y un poco de perejil fresco troceado.