Receta de guacamole casero

Su inconfundible color verde intenso, su textura y su arrollador sabor convierten al guacamole en la reina de las salsas del dipeo, ya que, es la favorita para degustar con nachos, sticks de pan y otros snacks.

Sin embargo, el guacamole no es una salsa novedosa fruto de la cocina moderna, sino que tiene a sus espaldas muchísima tradición, ya que, se consumía en México, de mano de los aztecas desde tiempos remotos.

guacamole casero receta

El guacamole tradicional se compone de aguacate, zumo de limón, tomate y chile. Mas tarde, se fueron incorporando otros ingredientes como la cebolla o el ajo. Sin embargo, hay quienes defienden que el guacamole no debe llevar tomate, ya que, puede oscurecerlo, y hacerle perder parte de su característico color verde.

En México hay dos clases de guacamole: el denominado aguamole, sin tropezones, y con el aguacate completamente triturado y el guacamole tradicional (con tropezones, y de elaboración casera).

El guacamole en sí, no se entiende sin el aguacate, como no podía ser de otra forma, ya que es que es el alma mater de esta receta.

El aguacate es una fruta originaria de México, donde se cultivaba desde tiempos remotos. Se conocía bajo el nombre de pera de cocodrilo, ya que, su piel rugosa y de color verde oscuro recordaba inevitablemente al aspecto de estos reptiles.

El consumo de aguacate se ha incrementado en todo el mundo y en los últimos años ha sufrido un boom, ya que, es símbolo de alimentación saludable. Y no es para menos ya que, es una fruta muy saciante, y, además, es rica en antioxidantes, ácido fólico y ayuda a bajar el colesterol malo.

Por todo esto, además de por su maravilloso sabor, el aguacate se ha convertido en el protagonista de multitud de platos como ensaladas, salsas y cremas. Sin embargo, si hay un plato que le rinde homenaje al aguacate, ese es el guacamole.

Esta receta de guacamole casero es rápida, sencilla y, además, una excelente idea para disfrutar en familia o con amigos.

guacamole casero receta

El aguacate es el principal ingrediente de esta salsa, por lo que deberá ser de la mejor calidad posible. Para ello, debemos tener en cuenta ciertos parámetros básicos que nos ayudan a la hora de elegir un buen aguacate.

En primer lugar, debemos atender a su origen, ya que, siempre que sea posible debemos escoger aguacates de procedencia nacional. También debemos atender a su variedad, y siempre que podamos, debemos escoger aguacate hass (fácilmente reconocible por su aspecto rugoso y su color verde oscuro).

El punto de maduración es muy importante, ya que, los aguacates deben estar en su justo punto: ni verdes ni muy maduros.

La cebolla es otro ingrediente importante en esta receta. Podemos utilizar cebolla de la variedad que queramos, sin embargo, recomiendo utilizar cebolla morada, ya que, su sabor marcado con un punto picante y su textura la convierten en la cebolla reina de los platos en frío. Sin embargo, podéis utilizar la variedad de cebolla que más os guste.

En cuanto al punto cítrico de esta receta, yo me decanto por utilizar lima en vez de limón, ya que me apasiona su regusto exótico. Sin embargo, si queréis seguir las pautas de la receta original, o si simplemente os gusta más su sabor, podéis utilizar limón.

El cilantro fresco, aunque no forma parte de la receta tradicional, es casi un imprescindible en la mayoría de recetas de guacamole, ya que, su aroma y su sabor marcan la diferencia. Sin embargo, si eres de los que padecen cilantrofobia, puedes omitir este ingrediente.

En cuanto al toque picante, la receta tradicional de guacamole propone utilizar chile o jalapeños.

Yo lo dejo a vuestra elección, no sólo porque no siempre son ingredientes fáciles de encontrar, sino porque no a todo el mundo le gusta el picante. Personalmente, si queréis conservar la esencia de la receta tradicional, pero a la vez prescindir del picante, os recomiendo que utilicéis medio pimiento verde, ya que, le da un toque de sabor sin convertir la salsa en picante.

Sigue leyendo, y descubre como elaborar esta sencillísima receta, ideal para disfrutar con amigos o en familia.

 

Ingredientes para hacer guacamole casero

  • 2 aguacates en su punto de maduración
  • Media cebolla morada
  • Medio pimiento verde italiano
  • 1 tomate pequeño
  • Cilantro fresco (opcional)
  • El zumo de una lima
  • Sal al gusto

 

Como hacer guacamole casero como el de Mercadona

1. Nos aseguramos de tener todos los ingredientes y utensilios

Aunque parece un paso demasiado obvio, es importante asegurarnos de tener tanto los ingredientes como los utensilios necesarios a mano, ya que, es una receta que haremos en un periquete. Para machacar el aguacate, en México utilizan un molcajete (una especie de mortero de piedra de tres patas), pero en otros países es difícil de conseguir, por lo que podéis utilizar un plato y un tenedor o un mortero tradicional.

 

2. Picamos la cebolla, el pimiento y el tomate

Picamos el tomate. Para ello, le retiramos el pedúnculo (la parte que une el tomate a la mata) y lo partimos por la mitad.

Lo picaremos en pequeños trozos. Para ello, os recomiendo primeramente picar cada una de las mitades del tomate en tiras, y luego partir cada una de ellas en pequeñas porciones. Dejo a vuestra elección retirarle la pulpa al tomate o incluirla en la receta.

Picamos también el pimiento. Recomiendo picarlo en finas tiras y luego, a partir de ellas, hacer pequeños cubos, tal y cómo se muestra en la fotografía.

guacamole casero receta

Finalmente, picaremos la cebolla. La pelamos y la partimos por la mitad y la picamos en pequeños dados (brunoise) de 2 a 3 milímetros de lado. Recordar que solamente utilizaremos media cebolla, ya que, si no, el guacamole cogerá demasiado sabor cebolliento y perderá su esencia.

Recomiendo utilizar una cebolla morada, ya que, es una variedad que queda especialmente bien en platos en crudo.

 

4. Preparamos el aguacate

En primer lugar, le extraeremos la carne al aguacate. Con ayuda de un cuchillo, partimos el aguacate por la mitad. Para retirarle el hueso, bastará con darle un golpe seco con el cuchillo y girar. De esta forma, saldrá con facilidad.

guarcamole

Retiramos la pulpa con ayuda de una cuchara, la colocamos en un plato y, con ayuda de un tenedor, la machacamos. Colocamos la papilla en un plato, añadimos el jugo de una lima y una pizca de sal.

 

5. Para terminar con el guacamole

Mezclamos todos los ingredientes en un cuenco, que será el que utilicemos para servir el guacamole.  Removemos con una cuchara, preferiblemente de madera, tratando de que todos los ingredientes queden perfectamente integrados. Picamos las ramas de cilantro con una tijera y lo añadimos a la mezcla, siempre y cuando seamos fans de este condimento, si no, podemos omitir este paso. Probamos el guacamole para comprobar que está en su punto y servimos o reservamos en la nevera hasta la hora de degustarlo.

guacamole

Soy Elena y mi hobby es la cocina y la gastronomía en general. Me encanta cocinar y probar recetas de diferentes culturas y zonas.

Deja un comentario