Ensalada de burrata italiana

ensalada de burrata

Aunque muchos os estéis preguntando qué es la burrata, seguro que no es la primera vez que escucháis su nombre, ya que este preciado y exquisito queso se ha convertido en uno de los alimentos de moda.

Si eres un verdadero amante del queso y aún no lo conocías, sigue leyendo.

La burrata es un queso fresco artesanal que, hecho con leche de búfala de agua o leche de vaca. Como no podía ser de otra forma, nace en Italia, concretamente en Apulia, alrededor del año 1920, aunque algunas fuentes apuntan a su creación al año 1900, concretamente dentro de la granja de la familia Bianchini, en la ciudad de Andria, dentro de Murgia, un área de la región de Apulia.

Sin embargo, no fue hasta dentro de unos años, concretamente en 1956, cuando una terrible nevada asoló Italia dificultando entre otras cosas el transporte, por lo que, bajo la necesidad imperante de conservar alimentos, surgió la idea de crear una especie de saco cubriente con restos de pasta mozzarella para proteger el queso fresco más tiempo (ya que es un queso hecho para consumirse inminentemente, en un máximo de dos días). De esta forma nace la fama del queso burrata que se prolonga paulatinamente y perdura hasta hoy, aunque no fue hasta 2017 cuando este exquisito queso se convierte en un producto con denominación de origen.

Burrata proviene de “burro” que en italiano significa mantequilla, y es que si por algo destaca la burrata ante todo es por su cremosidad y su densidad.

Sólo con verlo sabemos que se trata de un queso fresco, ya que ese blanco inmaculado y sudoroso le delata. Redondo y normalmente de unos 7 u 8 cm de diámetro, el queso burrata a simple vista podría ser confundido con su “mamma” la mozzarella (y digo madre como no podría ser de otra forma, ya que la burrata nace, en parte, gracias a la mozzarella).

La ensalada de burrata es una forma sencilla de disfrutar de este queso que poco aderezo necesita. Sin duda, una forma divertida y saludable de disfrutar del queso de moda sin renunciar a la dieta ni a un plato exquisito.

  • Tiempo de preparación12 min
  • Tiempo total12 min
  • Serving Size2 raciones
  • Energia285 cal
  • Coste total6 €
  • Coste por ración3 €
  • Cocina
    • Italiana
    • Mediterránea
  • Tipo
    • Aperitivo
    • Primer plato
    • Cena ligera
    • Desayuno
  • Utilizable para dieta
    • Baja en sal
    • Atkins
    • Dukan
    • Paleo
    • Vegetariana
    • South Beach
    • Mediterránea

Ingredientes

  • 1 burrata de unos 10-12 cm de diámetro
  • 5-6 hijos frescos
  • 70 gr de rúcula fresca
  • un puñado de frutos secos( nueces, almendras, avellanas etc)
  • aceite de oliva virgen extra
  • vinagre de módena
  • 1 cucharada de miel
  • sal
  • pimienta negra
  • tomillo seco (opcional)

Elaboración

Preparamos la rúcula

1

Lavamos las hojas de rúcula y la escurrimos.

Si no nos gusta el sabor de la rúcula podemos utilizar la verdura que más nos guste: lechuga, espinacas, canónigos

Colocamos las hojas de rúcula sobre la fuente en la que posteriormente vayamos a servir la ensalada de burrata.

Preparamos la vinagreta

2

En un vaso mezclamos 3 cucharadas soperas de vinagre de Módena y una cucharada de miel.

Removemos bien la mezcla y aliñamos las hojas de rúcula.

 

Preparamos los higos

3

Lavamos los higos, los secamos, los partimos por la mitad y los colocamos sobre la cama de rúcula.

El higo es un alimento ideal no solo para combinarlo con burrata. De sabor dulce y jugoso, el higo es un alimento cargado de nutrientes como potasio, magnesio o calcio, además de que es un alimento rico en fibra y con un bajo aporte calórico.

 

Preparamos la burrata

4

Retiramos la burrata de la bolsa de líquido en la que viene envasada y la escurrimos. Las burratas industriales, al igual que otros quesos como la mozzarella ,vienen envasadas dentro e una bolsa de plástico y suero lácteo.

Podemos optar por despedazar con los dedos la burrata en pequeños trozos o simplemente colocarla en el centro,sobre la rúcula y los higos.

 

Toque final

5

Añadimos un puñado de nuestros frutos secos favoritos. 

Añadimos un chorro de aceite de oliva virgen extra y salpimentamos.

Si queremos podemos añadir un toque de tomillo seco, aunque otras hierbas aromáticas con las que podemos contar son la albahaca o el romero.

 

Deja un comentario