Receta de lubina al horno con patatas fácil de hacer

Como hacer lubina al horno con patatas

La lubina es actualmente uno de los pescados más preciados y reclamados del mercado, y no es de extrañar, ya que su delicioso y delicado sabor la convierten en un plato demandado especialmente tanto cenas de Navidad como en bodas y otras celebraciones especiales.

La lubina es un pescado que puede vivir tanto en agua dulce como en agua salada, en ríos rocosos o en arenales, por lo que se pueden encontrar lubinas tanto en ríos caudalosos, como en desembocaduras de ríos e incluso en algunas zonas marítimas. De aspecto refinado, cuerpo fusiforme y color plateado, las lubinas que encontraremos en pescaderías pueden variar de tamaño, aunque lo normal es que nos encontremos lubinas pequeñas (desde 600 gr) hasta lubinas de quilo y medio, sin embargo, y aunque nunca las veremos en nuestra pescadería, se han llegado a encontrar lubinas de hasta 12 kilos de peso.

lubina

La lubina (también conocida como róbalo o rodaballo en Galicia) es un plato que casa en casi todas las dietas y regímenes, ya que su aporte calórico es realmente bajo (tan sólo 95 calorías por cada 100 gramos) sin embargo tiene un alto aporte proteico (casi 20 gramos de proteína por cada 100 gramos de lubina). Además, es una importante fuente de omega 3, minerales y vitaminas.

La lubina es un pescado realmente agradecido, ya que se deja cocinar de múltiples maneras y está deliciosa de cualquier forma: hervida, frita, a la plancha o incluso en carpaccio, sin embargo, destaca entre todas ellas la archiconocida lubina al horno y la lubina a modo papillote.

Las especias que mejor combinan con la lubina sin restarle protagonismo a su sabor son la pimienta verde, el tomillo, el romero, el ajo y el pimentón.

Antes de cocinar la lubina, podemos optar por marinarla.

Cada vez son más los que se apuntan a la técnica de marinar la carne o el pescado antes de que consumirlos. La razón es sencilla, pues las carnes y pescados marinados no solamente se conservarán mejor, sino que mejorarán su textura y aroma.

El arte de marinar alimentos no es reciente, ya que se utilizaba desde tiempos remotos como una de las técnicas de conservación de pescados y carnes, sin embargo, actualmente se utiliza sobre todo para añadir al alimento un extra de sabor y que, además, al cocinarlo, este obtenga un punto extra de jugosidad.

Si queremos marinar nuestra lubina de una forma tradicional, podemos optar por marinarla con tomillo o perejil, aceite y el zumo de un limón. El tomillo es una de las especias que mejor combinan con la lubina. Su sabor casa a la perfección con la delicadeza de la lubina sin restarle protagonismo.

lubina al horno

Los ingredientes para hacer una deliciosa lubina al horno son sencillos. Necesitamos en primer lugar una lubina fresca o dos lubinas pequeñas. Lo ideal es que la reservemos con antelación en nuestra pescadería de confianza.

También debemos contar con las patatas idóneas para este plato, siempre que podamos elegir.

Las patatas ideales para asar a horno (o en panadera) son las patatas de Kennebec o también las patatas Spunta.

La patata de Kennebec (o patata gallega) es una de las variedades de patata más conocidas. Se usa especialmente en la gastronomía de la zona norte de España (es la patata con la que se hacen los cachelos) aunque también es muy utilizada en otros puntos de la península ibérica como por ejemplo en Cataluña. Es una de las patatas más versátiles que existen.

La patata Spunta es otra de las variedades más utilizadas para asar al horno. De forma alargada e interior amarillo, esta patata de cosecha tardía es también una excelente opción no solo para nuestros asados sino también para nuestros cocidos.

En cuanto a las especias que utilizaremos, la lubina es un pescado que casa con una inmensa variedad de especias, todo dependerá del toque y regusto final que le queramos dar a nuestro plato.

Además de patatas, para completar nuestra lubina al horno necesitaremos contar con el ajo y la cebolla. Dos ingredientes imprescindibles que pegan con casi todo sin excepciones

El ajo que utilizaremos en nuestra lubina al horno es el ajo blanco (el más común, el de toda la vida) o el ajo morado (de sabor más intenso que el anterior). La opción más idónea es el ajo blanco, ya que tiene un sabor más suave.

En cuanto a la cebolla que utilizaremos podemos optar entre estas tres: una cebolla dulce o una cebolla blanca.

cebolla blanca

Las cebollas cippolini son pequeñas, sabrosas y amarillentas. Son muy dulces y a menudo las encontrareis en vuestro supermercado en una bolsa de malla. Pese a que son difíciles de pelar, lo compensan con su sabor (por algo son las favoritas de los chefs).

La cebolla blanca es una vieja conocida por todos, ya que siempre está presente en cualquier supermercado y en cualquier época del año. Tiene un sabor más tenue, por lo que, aunque no es la cebolla más ideal para usar en nuestra lubina al horno podéis usarla si no sois muy adeptos de la cebolla.

La cebolla amarilla o cebolla española es la más conocida debido a su versatilidad. Sirve tanto para comerla cruda, en ensaladas, sopas, asados etc.

La pimienta es un condimento que intensifica y da un toque picante a la lubina. Además de eso, la relación de la pimienta y la lubina va mucho más allá. Antes del año 1977, la lubina era considerada una comida de enfermos, hervida y carente de gracia alguna. Sin embargo, a partir del año 1977, gracias al chef Pedro Subijana se revaloriza la lubina, de mano del plato Lubina a la pimienta verde.

El vino blanco es un ingrediente que le dará un toque especial a nuestra lubina al horno. No es imprescindible, sin embargo, su ausencia se nota y si prescindimos de él, le restaremos gracia a nuestra lubina al horno. Hay una regla no escrita que dice que debemos considerar el vino que utilicemos para cocinar una especia más.

En el caso de los pescados al horno el vino le otorga al plato la acidez necesaria. El vino escogido deberá ser ligero, blanco y no muy dulce. Si el plato es para los más peques, podéis prescindir de este paso, aunque es otro rollo.

 

Ingredientes para hacer lubina al horno con patatas

  • 1 lubina grande o dos lubinas pequeñas.
  • 3 o 4 patatas medianas.
  • 2 cebollas pequeñas.
  • 1 pimiento rojo.
  • 10 tomates cherry.
  • Ajo.
  • Vino blanco.
  • Perejil.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Especias: sal, pimienta, romero, clavo, pimentón.

 

Como hacer lubina al horno con patatas

Primeramente, debemos limpiar la lubina.

Con ayuda de unas tijeras para pescado le quitamos a la lubina todas las aletas. Si no tenemos unas tijeras específicas para limpiar pescado podemos utilizar unas tijeras de cocina multiusos.

A continuación, procedemos a descamar la lubina. Hay quienes prefieren descamar el pescado una vez se le hayan retirado las vísceras, sin embargo, yo opto por hacerlo con las vísceras dentro, así resulta más fácil de limpiar.

Para quitarle las escamas a la lubina podemos utilizar un cuchillo de cocina o un quita escamas profesional o desescamador. Un utensilio barato al que si somos amantes del pescado daremos uso a menudo.

Una vez hayamos quitado las escamas de la lubina, procedemos a vaciarla. Metemos la tijera por un agujero que tiene en la tripa y cortamos. Retiramos la totalidad de las entrañas y pasamos la lubina por agua para retirar cualquier resto de escamas o vísceras.

lubina blanca con patatas

Si optamos por marinar la lubina primeramente en un bol vertemos un vasito de aceite de oliva virgen extra, el jugo de un limón, un ajo cortado en rodajas pequeñas, romero y tomillo. Lo removemos y colocamos la lubina en una fuente o plato hondo. Cubrimos la lubina con la mezcla y la dejamos en la nevera al menos un par de horas.

Si no optamos por marinar la lubina, simplemente la reservamos en una fuente en la nevera y encendemos el horno para que se caliente, a 200º con calor por arriba y por abajo.

A continuación, pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en rodajas relativamente finas (patatas panaderas).

A medida que las vamos cortando, colocamos los trozos en un cubo con agua. Aunque pueda parecer una tontería, es un truco de cocina de toda la vida, muy efectivo para evitar que no se oxiden si no las vamos a cocinar inmediatamente después.

De seguido pelamos la cebolla y la cortamos en pequeños trozos (bunoise).

La cebolla admite básicamente 3 tipos diferentes de corte: bunoise, juliana y en aros.

El corte juliana consiste en cortar la cebolla (o verdura en cuestión) en pequeñas tiras. Es uno de los cortes más utilizados para sopas de hortalizas.

El corte bunoise consiste en cortar la cebolla en pequeños daditos. Es de los cortes más prácticos y utilizados.

El corte en aros consiste, como su propio nombre indica, en cortar la cebolla en rodajas. Es el corte típico para comidas como hamburguesas, aunque no es el más utilizado.

Si queremos agilizar este paso, podemos hacernos con un cortador de verduras o picadora de verduras, un utensilio realmente práctico si queremos ahorrar tiempo en la cocina y, además, en este caso, ahorrarnos la típica lagrimilla cebollera.

lubina al horno con patatas

Lavamos el pimiento y lo cortamos en pequeños dados.

A continuación, nos disponemos a hacer la cama de patatas.

Escurrimos las patatas y las colocamos sobre una fuente apta para horno. Añadimos sal, pimienta y tomillo.

Añadimos por encima la cebolla y los trozos de pimiento y añadimos de nuevo una pizca de sal, pimienta y tomillo.

Metemos la bandeja durante 7 minutos en el horno.

Mientras esperamos, sacamos la lubina del frigorífico y, siempre y cuando no hayamos optado por marinar la lubina, mezclamos en un recipiente medio vaso de vino y medio vaso de zumo de limón. Añadimos unas hojas de perejil, tomillo, sal y pimienta. Removemos la mezcla con una cuchara y la vertemos encima de la lubina. Picamos los tomates cherry en dos mitades.

Con cuidado de no quemarnos abrimos la puerta del horno y sin apagarlo, abrimos la puerta y sacamos las patatas y la cebolla. Añadimos la lubina que la debemos poner en el centro de la bandeja, y colocamos los tomates cherry por encima de la cebolla y patatas.

Metemos la bandeja o fuente de nuevo en el horno y dejamos horneando durante 20 minutos a 200º.

Una vez transcurrido el tiempo de horneado, apagamos el horno y dejamos la lubina dentro con la puerta abierta durante 5 minutos.

Si queremos dar un toque diferente a nuestra lubina al horno con patatas, podemos tostar en una sartén aparte un puñado de piñones y esparcirlos por encima.

La bebida que mejor marida con este tipo de pescados blancos es un vino blanco, delicado y ligero como por ejemplo un Albariño o un Verdejo.

 

Lubina al horno con verduras

La lubina al horno con patatas es la forma más recurrida de cocinar este preciado pescado.

Una lubina al horno sobre una cama de patatas panaderas y a veces acompañada con pequeños trozos de pimiento es la forma más común de disfrutar de este maravilloso pescado.

Sin embargo, casi todos los platos, incluso los más tradicionales sufren variaciones para obtener una versión más light o sana.

lubina al horno con patatas

En el caso de la lubina al horno con patatas no es exactamente así, ya que de por si es un plato con pocas calorías, sin embargo, una opción diferente de disfrutar de una deliciosa lubina al horno y a la vez restarle un puñado de calorías a la receta original es sustituir la guarnición de patatas por verduras al horno.

Como no podría ser de otra forma, la lubina sigue siendo la protagonista indiscutible de este plato, y la cebolla y el pimiento siguen estando presentes en esta receta de lubina al horno con verduras, sin embargo, se sustituyen las patatas por otras verduras como el pimiento verde, las zanahorias y el calabacín.

 

Ingredientes para hacer lubina al horno con verduras

  • 1 lubina grande o 2 lubinas pequeñas.
  • 1 limón.
  • 1 cebolla.
  • 1 pimiento rojo.
  • 1 pimiento verde.
  • 2 tomates maduros.
  • 2 zanahorias pequeñas.
  • 1 calabacín.
  • 6 champiñones enteros.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Vino blanco.
  • Tomillo.

 

Como hacer lubina al horno con verduras

En primer lugar, debemos limpiar la lubina. Sirviéndonos de la ayuda de unas tijeras de pescado o de unas tijeras de cocina multiusos comenzaremos quitándole a la lubina sus aletas. Una vez le hayamos recortado las aletas debemos descamar la lubina, para ello podemos utilizar un cuchillo de cocina o también una quita escamas profesional (o desamador). Este utensilio es un básico imprescindible sobre todo si cocinamos pescado a menudo, ya que facilita y agiliza este desagradable paso.

Una vez hayamos retirado las escamas vamos con el paso más desagradable, que es vaciar las vísceras a la lubina.

La forma más práctica y rápida de limpiar la lubina es metiéndole una hoja de la tijera por el agujero de la tripa y cortando. Una vez abierta retiramos la totalidad de las vísceras y la pasamos por agua para eliminar cualquier resto de casquería.

Reservamos la lubina en la nevera y encendemos el horno para que esté caliente, con 200º por arriba y por abajo.

A continuación, vamos a trocear las verduras.

lubina al horno con verduras

Primeramente, lavamos y partimos los pimientos en dos mitades los pimientos. Con ayuda de un cuchillo le retiramos todas las pepitas para seguidamente cortarlos en pequeños trozos, podemos optar por cortarlos en cuadrados o en tiras. Colocamos los pimientos sobre una bandeja apta para horno.

A continuación, pelamos y cortamos las cebollas en bunoise y la colocamos sobre la cama de pimientos. Salpimentamos todo y añadimos un toque de orégano y tomillo.

A continuación, pelamos las zanahorias y las cortamos en rodajas. Podemos servirnos de un práctico pelador de verduras o pelador de patatas.

Cortamos el calabacín en pequeños trozos. La forma ideal para hacerlo es primeramente es cortar los dos extremos del calabacín y cortarlo a la mitad. Seguidamente apoyar sobre una tabla de cortar cada una de las mitades y cortar en pequeños trozos el calabacín, de forma que queden trozos en forma de semicírculos.

Finalmente lavamos los tomates y los troceamos en rodajas o en pequeños trozos (como para ensalada). Primeramente, añadimos el calabacín a la cama de pimiento y cebolla y a continuación añadimos los trozos de tomate, calabacín y zanahoria. Salpimentamos (con cuidado de no pasarnos) y añadimos un toque de orégano o tomillo.

Una vez casi lista la cama de verduras (faltan los champiñones) nos disponemos a preparar la lubina.

Mezclamos en un recipiente medio vaso de vino, medio vaso de aceite de oliva virgen extra, el jugo de un limón y unas hojas de romero. Mezclamos todo y con ayuda de un pincel de cocina extendemos la mezcla por la lubina, tanto por dentro como por fuera como si de un barniz se tratase y la colocamos la lubina sobre el centro de la cama de verduras.

A continuación “pintamos” con la misma mezcla los champiñones y los colocamos alrededor de la lubina.

lubina al horno con verduras

Metemos la fuente con la lubina y las verduras al horno y dejamos que se cocine durante 18 o 20 minutos.

Como toque opcional podemos contar con unas olivas o con unas rodajas de limón.

El limón le aportará ese toque cítrico que tanto necesitan algunos platos, especialmente pescados; por su parte, las olivas le aportarán un toque (más) mediterráneo a nuestra lubina al horno con patatas.

Elijamos una opción u otra, es una apuesta segura, por lo que todo dependerá de nuestros gustos personales.

La lubina al horno con verduras es una opción excelente tanto para comer en un día corriente como para disfrutar en una ocasión especial. Una opción inmejorable y sanísima para que nuestro paladar disfrute sin ningún tipo de remordimientos.