Recetas de salmorejo casero fácil – Receta fácil

El salmorejo es un plato que no necesita mucha presentación, ya que pocos platos son capaces de darnos tanto con tan poco.

Cada vez somos menos los que concebimos un verano sin él, ya que si hay un plato estival por excelencia ese es el salmorejo.

En verano, cuando el calor y el buen tiempo apremian, siempre se agradece un plato ligero y refrescante que nos ayude a sobrellevar el calor y no hay mejor opción que un buen salmorejo.

salmorejo

El salmorejo no solo es un plato que apetece siempre en verano, sino que además es un plato light, ya que tiene un aporte calórico muy bajo por lo que podemos incluirlo en cualquier dieta. Además, el salmorejo, al estar compuesto principalmente por verduras, aceite y pan, es una importante fuente de vitaminas y fibra, imprescindibles para cuidar nuestra salud.

Sin duda, el salmorejo el rey de reyes de los platos veraniegos. La opción perfecta para comer sano y repetir una y otra vez sin cansarnos (y sin descuidarnos)

 

Ingredientes del Salmorejo

Si buscamos un plato sencillo, refrescante y ligero, a la vez que una apuesta segura, sin duda el salmorejo es una excelente opción. Sin embargo, como en cualquier otro plato, la elección de los ingredientes es fundamental.

Sus ingredientes son sencillos y están al alcance de todos, ya que se compone de hortalizas (tomate, ajo), pan y aceite; sin embargo, el origen, la calidad y la cantidad de los ingredientes que utilicemos es fundamental para que el resultado final sea uno u otro.

 

Como hacer salmorejo cordobés fácil

No podemos hablar de salmorejo sin hablar del salmorejo cordobés, un clásico en la mesa de cualquier andaluz que cada vez aparece con más frecuencia en otros muchos hogares cuando el buen tiempo y el calor empieza.

salmorejo cordobés

Este plato tan delicioso como completo, destaca no solo por la generosidad de su sabor, o por la sencillez de su elaboración, sino por ser un plato tan emblemático de la cocina andaluza, especialmente de la cordobesa, que es de los pocos platos que tiene una calle con su nombre rindiéndole tributo.

El salmorejo cordobés ha conseguido lo que pocos platos y alimentos han logrado hasta ahora, y es que, a finales del año 2015, se inaugura la Calleja del Salmorejo Cordobés. En esta calleja podemos encontrar un enorme azulejo donde se comparte la receta del tradicional de nuestro salmorejo cordobés.

 

Ingredientes del salmorejo cordobés

  • 1 kg de tomates maduros.
  • 200 gr de pan de Telera.
  • 100 gr de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 diente de ajo.
  • 10 gr de sal.
  • 150 gr de jamón serrano (opcional).
  • 1 huevo (opcional).

Estos son los ingredientes que, siguiendo la tradición y tal y como se reflejan en el azulejo de la Calleja del Salmorejo Cordobés, debemos conseguir.

 

Elaboración del salmorejo cordobés

Primeramente, pelamos los tomates. Los tomates deben ser maduros ya que si utilizamos tomates más verdes el resultado será totalmente diferente y mucho menos sabroso.

La variedad de tomates a utilizar es de nuestra elección, sin embargo, los tomates más utilizados para realizar la tradicional receta de salmorejo cordobés son el tomate pera (ya que es un tipo de tomate compacto y consistente, además de ideales para realizar nuestro salmorejo). El tomate corazón de buey es también una excelente opción, ya que además de tener un sabor intenso no tiene muchas semillas. El tomate kraft, el tomate todoterreno por excelencia, también es una buena opción.

salmorejo cordobés

Una vez pelados los tomates,  los partimos en trozos pequeños y los colocamos en un bol o cuenco. Partimos el ajo también en trozos y lo añadimos al cuenco donde tenemos los trozos de tomate. Removemos el tomate y el ajo con las manos y dejamos reposar durante unos 2 o 3 minutos.

A continuación, pasamos por la batidora los trozos de tomate y ajo. Trituramos a velocidad media durante 5 o 6 minutos hasta conseguir que quede sin grumos.

A continuación, toca añadir el pan previamente troceado, el aceite y la sal.

El pan que se utiliza en el salmorejo cordobés es el pan Telera, un pan típico andaluz, y especialmente de Córdoba, caracterizado por su miga blanca y suave y su corteza dorada, además de que será el encargado de darle cuerpo y textura a nuestro salmorejo cordobés.

Este pan y no otro será el que marque la diferencia a la hora de realizar nuestro plato, ya que es el encargado principal de darle a nuestro salmorejo cordobés ese plus de sabor que lo diferencia de otros salmorejos.

salmorejo cordobés

El aceite de oliva, aunque no es el protagonista de este característico plato de la gastronomía andaluza, tiene un papel fundamental a la hora de realizar un delicioso y sabroso salmorejo cordobés.

El aceite que utilizaremos para elaborar nuestro salmorejo cordobés será aceite de oliva virgen extra. Todo buen salmorejo cordobés debería realizarse siempre con un aceite de Córdoba, sin embargo, si no está a vuestro alcance, lo ideal es conseguir el mejor aceite de oliva virgen extra que podáis.

Una vez añadidos los trozos de  pan a la papilla de ajo y tomate, trituramos todo durante unos 5 o 6 minutos, hasta conseguir una masa uniforme y sin grumos.

A continuación, añadimos con cuidado el aceite, pero de forma que éste caiga al hilo. De esta forma, el aceite emulsionará mejor.

Añadimos una pizca de sal y continuamos batiendo durante unos segundos.

Si queremos lograr una mayor cremosidad, podemos incorporar una yema de huevo crudo antes de añadir la sal.

Finalmente, para decorar utilizaremos, tal y como manda la tradición, un huevo duro partido en pequeños trozos, un chorro de aceite de oliva virgen extra  y jamón serrano. El jamón lo podemos cortar en pequeños cubos, en lonchas o al estilo juliana. También podemos colocar en el centro un par de hojas de perejil si queremos un resultado estéticamente más cuidado.

Y así, dando tanto con tan poco, es como se hace un auténtico salmorejo cordobés. Un plato exquisito y sabrosísimo tanto para tomar de primer plato, como de tentempié o de merienda. No hay excusa para que te quedes sin probar tu salmorejo cordobés.

 

Diferencias entre el gazpacho y el salmorejo

Si hay dos primos hermanos conocidos por todos en la gastronomía española son el gazpacho y el salmorejo.

El gazpacho y el salmorejo son igual de típicos de verano, y cada vez más recurrentes en los hogares de todos en los largos días de verano. Tanto uno como otro, son dos platos tan sencillos de hacer como refrescantes y nutritivos, ya que ambos están cargados de vitaminas y fibra, además de que son dos platos que gustan tanto a grandes como a niños, por lo que cualquiera de los dos es un aliado a la hora de dar vitaminas y nutrientes a los más peques de la casa.

Estos deliciosos platos, son confundidos el uno con el otro a menudo. Sin embargo, aunque son dos platos estandarte de la gastronomía andaluza, tienen notables diferencias que los hacen no tan iguales como podemos pensar. La principal característica que diferencia a estos dos deliciosos platos es la textura. El salmorejo es mucho más espeso y denso que el gazpacho, ya que este último, en su elaboración utiliza agua, logrando así una textura mucho más ligera y líquida; además de que el gazpacho prescinde casi por completo del pan en su elaboración, mientras que en el salmorejo es uno de sus pilares fundamentales.

gazpacho

En cuanto a los ingredientes, el tomate es el protagonista en ambos. Sin embargo, el tomate en el salmorejo brilla prácticamente en soledad, acompañado solo por un poco de ajo y pan, mientras que, en el gazpacho, el tomate se funde con el sabor del pimiento, la cebolla, la zanahoria y el pepino.

Aunque el ajo, el aceite y el pan son ingredientes presentes en ambas recetas, el salmorejo lleva mayor proporción de ajo y aceite.  En cuanto al pan, en el salmorejo es uno de los pilares fundamentales, mientras que en el gazpacho se puede prescindir prácticamente de él.

En cuanto a la técnica culinaria, el gazpacho, técnicamente es considerado una sopa fría de hortalizas, mientras que el salmorejo es una emulsión.

En cuanto a la guarnición, el salmorejo se suele acompañar de huevo duro picado en pequeños trocitos y jamón serrano, mientras que el gazpacho se acompaña comúnmente de picatostes y trozos de cebolla.

cebolla salmorejo

En cuanto al valor nutricional, pese a que ambas son recetas con un bajo aporte calórico, el salmorejo tiene un aporte calórico mayor que el gazpacho, ya que éste último aporta unas 58 calorías por cada 100 ml, sin embargo, el primero aporta en torno a 80 calorías por cada 100 ml.

Sin embargo, pese a sus diferencias, ambos son dos opciones excelentes a la hora de acompañarnos en una comida estival o simplemente servirnos de tentempié en esos días en los que tanto se agradece un plato ligero y suave para reponer fuerzas

 

Tipos de salmorejo casero

El salmorejo es uno de los platos más representativos y característicos de la gastronomía andaluza, y especialmente de la gastronomía cordobesa.

salmorejo cordobés casero

La receta tradicional manda que el salmorejo debe hacerse con tomates maduros, pan de Telera, aceite de oliva virgen extra, ajo, sal y nada más, sin embargo, hoy en día no hay una receta que se haya librado de sufrir variaciones en cuanto a su forma original y el salmorejo no lo es menos. A continuación comparto con vosotros las variaciones de salmorejo que más triunfan, con permiso del salmorejo cordobés, por supuesto.

  • Salmorejo Jarote: es un plato que necesita bastante antelación para su realización. De sabor intenso y rudo, es un plato que se come frío y necesita 24 horas de reposo antes de comerlo.
    Para su realización se necesita carne de perdiz, codorniz o conejo, ajos asados, huevos, sal y vinagre. El toque rojo lo aporta el pimiento morrón, ya que el salmorejo Jarote prescinde del tomate.
  • Salmorejo de almendras o mazamorra cordobesa:  es una sopa fría al igual que el salmorejo. El ingrediente principal en este salmorejo no es el tomate si no las almendras. El pan, el aceite de oliva virgen extra, el ajo, y la sal forman parte de este salmorejo al igual que lo hacen en el salmorejo cordobés tradicional.  Para el acompañamiento de este delicioso plato se utilizan almendras frescas, huevo de codorniz cocido y olivas negras.
  • Salmorejo al estilo Carmona: La principal diferencia del salmorejo al estilo Carmona (o también conocido como salmorejo sevillano) es que utilizan pan rallado para su elaboración, además de vinagre de Jerez
  • Salmorejo Adamuceño: este salmorejo propio de la localidad de Adamuz, prescinde del ingrediente estrella del salmorejo tradicional, el tomate, ya que sus ingredientes principales son la cebolla, la patata, el bacalao, la harina y el aceite.
    Estas son las variantes de salmorejo que conviven en Andalucía con el rey de reyes, el salmorejo cordobés. Sin embargo, otras provincias españolas también gozan de un salmorejo propio.
  • Salmorejo Canario: se utiliza para acompañamiento de la carne de conejo, de hecho, el conejo en salmorejo es uno de los platos más típicos de la gastronomía canaria. El salmorejo canario se hace a base de ajo, pimentón, pimienta negra y sal. Se machacan todos los ingredientes y se les añade aceite y vinagre. Una vez macerada la mezcla se vierte sobre la carne de conejo previamente cocinada.
  • Salmorejo Extremeño: se utiliza hígado de cerdo para su elaboración. Una vez troceado y salpimentado se sofríe en una sartén con ajos, cebolla y sal. Se le añade aceite oliva y vinagre
  • Salmorejo Valenciano: es una especie de sopa fría, a medio camino entre el gazpacho y el salmorejo cordobés tradicional. De una textura menos consistente y cremosa que el original salmorejo, el valenciano le añade agua para conseguir una textura más ligera.
  • Salmorejo Manchego: también conocido como salmorejo toledano (ya que es típico del pueblo Almendral de la Cañada, situado en la provincia de Toledo). Es un salmorejo parecido al extremeño y totalmente alejado del salmorejo cordobés.  Es un salmorejo hecho a base de hígado de cerdo, pan, ajos, pimentón, sal y aceite.

 

Como hacer salmorejo de sandia

El salmorejo es el plato por excelencia para combatir los calurosos días de verano, sin embargo, aunque es un plato que no cansa fácilmente y que hecho en su versión original está delicioso, el salmorejo admite múltiples variaciones que ensalzan y varían su sabor añadiendo notas totalmente diferentes.

Una opción para alternar la receta original de salmorejo es añadiendo un toque frutal, que además es una opción, que gusta a todo el mundo. Las opciones para hacer un salmorejo frutal son tantas como nos atrevamos a probar, salmorejo de sandía, salmorejo de aguacate, salmorejo de fresas, salmorejo de manzanas, salmorejo de mango, etc

salmorejo cordobés casero

En este caso, yo he escogido la sandía como protagonista principal de este salmorejo, con permiso del tomate. La sandía es una fruta deliciosa que gusta tanto a mayores como a los más peques, y que, además de estar buenísima el aporte calórico es realmente bajo.

La receta del salmorejo de sandía es realmente sencilla y es una forma deliciosa y grata  de darle al salmorejo de toda la vida un toque distinto que no dejará indiferente a nadie.

 

Ingredientes del salmorejo de sandia

  • 400 gr de tomates maduros (tomate pera, tomate corazón de buey o tomate kraft preferiblemente).
  • 650 gr de sandía sin pepitas.
  • 1 cebolla pequeña (opcional).
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 1 cucharada de vinagre.
  • Pimienta negra.
  • 100 gr de pan duro.

 

Elaboración del salmorejo de sandia

  1. Primeramente, pelamos los tomates y los partimos en cubos. Los tomates han de ser maduros y de la mejor calidad posible. A continuación, partimos la sandía en cubos. Si la sandía que tenemos tiene pepitas se las quitamos con la ayuda de un cuchillo.
  2. Juntamos la sandía con el tomate en un cuenco o bol.
  3. A continuación, pelamos la cebolla, la partimos en cubos pequeños y la añadimos al cubo con el tomate y la sandía.
  4. Añadimos a la mezcla medio vaso de agua si queremos obtener una textura más ligera.
  5. A continuación, añadimos el aceite y el vinagre. Añadimos también la pimienta y la sal y pasamos la mezcla de ingredientes por la batidora durante unos 5 o 6 minutos a velocidad media.
  6. Finalmente añadimos el pan para lograr esa textura cremosa y consistente tan propia del salmorejo y continuamos batiendo hasta lograr una crema uniforme y sin grumos.
  7. Una vez conseguida la crema metemos la mezcla en el frigorífico y dejamos reposar durante una o dos horas.
  8. Para decorar nuestro salmorejo de sandía podemos utilizar jamón serrano y huevo duro, siendo fieles a la receta tradicional de salmorejo cordobés, pero si buscamos un resultado más novedoso y original podemos decorarlo con trozos de frutas como sandía, fresas y añadir pequeños trozos de huevo duro.

Et voilà ¡ya tenemos nuestro salmorejo de sandía listo, tanto si queremos sorprender a nuestros comensales en una ocasión especial o como si queremos disfrutarlo en un día cualquiera en familia.

 

Como hacer salmorejo de aguacate

Si hay un alimento que triunfa tanto en verano como en invierno, en ensaladas, cremas o en postres, solo o acompañado ese es el aguacate.

salmorejo aguacate

Esta exótica fruta de color verde y de textura densa y cremosa es una de las frutas más demandadas actualmente, y que cada vez se introduce con más frecuencia a la hora de reinventar nuestros platos más tradicionales. El salmorejo no es una excepción y tampoco se libra de ser versionado con esta maravillosa fruta que tanto nos gusta a todos.

La receta es sencilla, y no tiene más ciencia que otros salmorejos, sin embargo el sabor si os gusta el aguacate no lo cambiaréis por ningún otro.

 

Ingredientes del salmorejo de aguacate

  • 400 gr de aguacates.
  • 500 gr de tomates maduros.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 pepino.
  • Zumo de dos limones.
  • Sal.
  • Orégano.
  • Pimienta.
  • Nueces.
  • Jamón serrano.

 

Elaboración del salmorejo de aguacate

  1. Primeramente, pelamos los tomates y los partimos en cubos. Los colocamos en un cuenco y añadimos el aceite de oliva virgen extra. Es importante recordar que no debemos pasarnos con el aceite, pues con un chorro pequeño bastará.
  2. Picamos el ajo en trozos pequeños y lo añadimos al tomate.
  3. Seguidamente, cortamos el pepino en pequeños trozos y lo añadimos al tomate.
  4. A continuación, pelamos el aguacate y lo partimos en dos mitades. Con la ayuda de una cuchara le quitamos el hueso, y a continuación lo cortamos en trozos y lo añadimos a la mezcla de tomate y pepino. Pelamos el aguacate, le quitamos el hueso y lo partimos en pequeños trozos. Pelar un aguacate tiene cierto intríngulis, y si no lo hacemos correctamente corremos el riesgo de desperdiciar mucha carne,  por lo que os recomiendo, primeramente partir el aguacate en dos mitades con la ayuda de un cuchillo a lo largo. Separamos las dos mitades y de seguido, ayudándonos de una cuchara separamos la carne del aguacate de la piel. Para retirar el hueso del aguacate le clavamos el cuchillo y lo sacamos.
  5. Añadimos el zumo de los dos limones y añadimos sal y pimienta al gusto. Agregamos también una pizca de orégano al gusto y pasamos todos los ingredientes por la batidora a velocidad media durante 5 o 6 minutos hasta conseguir una mixtura homogénea y sin grumos
  6. Para decorar podemos añadir un chorro pequeño de aceite de oliva virgen extra, unas hojas de orégano y un puñado de nueces.

Y listo en poco menos de 20 minutos podemos lograr nuestro salmorejo de aguacate, un plato sencillo y delicioso del que podemos disfrutar en cualquier momento además de ser un aliado perfecto en nuestra dieta.

 

Como hacer salmorejo de fresas

El salmorejo de fresa es uno de los salmorejos frutales que más sorprenden, ya que lo que muchos no se imaginan es lo bien que casa el tomate con la fresa. Es un plato que combina lo tradicional con lo novedoso y es una de las variantes de gazpacho frutal que más gustan.

salmorejo fresa

El salmorejo de fresas es un plato ideal para acompañar, para entrante o para tomarlo como tentempié. Es un plato que visualmente enamora ya que el rojo de las fresas y el tomate es el que da un espectacular color a esta sopa fría, sin embargo, el salmorejo de fresas, no se queda atrás en cuanto a sabor, ya que este refrescante plato presenta un sabor refrescante y dulce con el cual sorprenderás a todo el mucho.

 

Ingredientes del salmorejo de fresa

  • 500 gr de tomates maduros.
  • 500 gr de fresas.
  • 1 diente de ajo pequeño.
  • 200 gr de pan integral tostado.
  • El zumo de un limón.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Hojas de menta.

 

Elaboración del salmorejo de fresa

  1. Primeramente, limpiamos las fresas quitándoles las hojas y las cortamos en trozos. a continuación, pelamos los tomates y los cortamos en pequeños trozos. juntamos las fresas y los tomates ya cortados en un bol.
  2. Partimos el ajo en pequeños trozos y lo añadimos al bol con las fresas y el tomate.
  3. Añadimos a la mezcla el limón, el sal y el aceite y pasamos todo por la batidora durante 5 o 6 minutos a velocidad media.
  4. Añadimos a la mixtura el pan tostado integral en pequeños trozos y pasamos todo por la batidora durante otros 5 o 6 minutos a velocidad media hasta conseguir una sopa de textura uniforme y sin grumos.
  5. Si queremos obtener una mixtura más ligera, añadimos a nuestro salmorejo de fresas medio vaso de agua.
  6. Dejamos reposar en el frigorífico al menos hora y media.

Este delicioso plato lo podemos servir tanto en cuencos como en copas cóctel, depende del uso que le queramos dar a nuestro salmorejo de fresas.

Para decorar podemos utilizar unas hojas de menta que podemos colocar en el centro, además de unos trozos de fresa.

 

Como hacer salmorejo de manzana

De todas cuantas variedades puede presentar el salmorejo una de las opciones más light es el salmorejo de manzana.

salmorejo manzana

Esta variedad frutal del salmorejo es una opción excelente, ya que además de presentar un sabor exquisito y delicado, es una opción ideal para  cuidar la línea, ya que una taza de salmorejo de manzana contiene tan pocas calorías que ni las notaremos.

En este caso he optado por vestir mi salmorejo de manzana de verde, por lo que he sustituido ingredientes del salmorejo original pero sin perder su esencia.

 

Ingredientes del salmorejo de manzana

  • 4 manzanas verdes ( vuestras favoritas).
  • 1 tomate.
  • ½ tallo de apio.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 aguacate.
  • 2 tostadas de pan integral.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Zumo de una lima.

 

Elaboración del salmorejo de manzana

Primeramente lavamos y cortamos las manzanas en pequeñas porciones y las colocamos en un bol. Debemos tener en cuenta que la elección de las manzanas será fundamental en el resultado final de nuestro salmorejo de manzana.  Si por ejemplo, las manzanas que utilizamos son “granny smith”, el resultado será más fresco y con un punto más ácido. Si por el contrario utilizamos manzanas reineta o manzana golden nuestro salmorejo tendrá un resultado más dulce.

salmorejo manzana

Partimos el tomate en pequeños trozos y lo añadimos al bol con los trozos de manzana. El sabor del tomate y la manzana casan perfectamente, por lo que si queremos intensificar el sabor del tomate en nuestro salmorejo de manzana podemos utilizar dos tomates en vez de uno.

Picamos el medio tallo de apio y lo añadimos al bol con los trozos de manzana y tomate. Igualmente, si nos gusta el sabor del apio y queremos intensificar su sabor en el resultado final de nuestro salmorejo de manzana podemos añadir un tallo entero, sin embargo, debemos tener en cuenta que el apio tiene de por sí un sabor bastante intenso.

Pelamos el aguacate, le quitamos el hueso y lo partimos en pequeños trozos. Pelar un aguacate tiene cierto intríngulis, y si no lo hacemos correctamente corremos el riesgo de desperdiciar mucha carne, por lo que os recomiendo, primeramente partir el aguacate en dos mitades con la ayuda de un cuchillo a lo largo. Separamos las dos mitades y de seguido, ayudándonos de una cuchara separamos la carne del aguacate de la piel. Para retirar el hueso del aguacate le clavamos el cuchillo y lo sacamos.

salmorejo manzana

Colocamos los trozos de aguacate con el resto de alimentos en el bol y le añadimos el ajo, previamente cortado en pequeños trozos. Pasamos todo por la batidora a velocidad media durante 5 o 6 minutos hasta conseguir una mixtura sin grumos.

Partimos las dos tostadas o rebanadas de pan en pequeños trozos y lo añadimos a la mezcla y continuamos batiendo hasta que quede una mezcla uniforme y sin grumos.

A continuación añadimos a la mezcla el zumo de la lima y el aceite al hilo y continuamos batiendo a velocidad media durante un par de minutos. Si queremos un resultado final más consistente podemos añadir un huevo y batir durante 2 o 3 minutos más a velocidad media.

Como paso final debemos dejar reposar nuestro salmorejo de manzana de una a dos horas en el frigorífico.

Es un plato exquisito que podemos repetir tantas veces como queramos, ya que pese a estar cargado de nutrientes, tiene tan pocas calorías que ni lo notaremos por lo que sin duda el salmorejo de manzana se convertirá en nuestro aliado perfecto este verano.

 

Como hacer salmorejo de mango

En los últimos años se ha disparado el consumo de frutas tropicales. Las papayas, mangos, aguacates, maracuyás cada vez son más recurrentes en nuestra lista de la compra, y no es de extrañar ya que todas están exquisitas y en todas sus versiones: en trozos, en batidos, en ensaladas… sin embargo, si hay una fruta exótica que destaca por encima de las demás, es el mango.

El mango es una fruta tropical originaria de la zona intertropical americana. Destaca por su pulpa carnosa y por su sabor dulce con un toque ácido.

salmorejo mango

Esta fruta, cada vez más demandada, destaca además de por su inconfundible sabor, por su versatilidad, ya que el mango combina perfectamente en ensaladas, cócteles, sopas frías y tartas.

Su sabor inconfundible no ha pasado inadvertido para los amantes del salmorejo, por lo que cada vez son más los que se atreven a disfrutar de este plato típico andaluz en su versión más tropical. Hablamos, por si os había quedado alguna duda, del salmorejo de mango.

El salmorejo de mango está hecho para los paladares más atrevidos y para los amantes de lo exótico y tropical. Si buscas un plato delicioso con el que sorprender a todos el salmorejo de mango es tu plato.

 

Ingredientes del salmorejo de mango

  • 2 mangos maduros.
  • 400 gr de tomate maduro.
  • 2 pepinos.
  • ½ pimiento rojo.
  • 1 diente de ajo.
  • 2 tostadas de pan integral.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Zumo de un limón o lima (o vinagre de manzana).

 

Elaboración de salmorejo de mango

Primeramente lavamos y partimos el mango en pequeños trozos.

Antes de nada, debemos tener en cuenta que la elección del mango, al igual que su grado de maduración, es determinante a la hora  del resultado final de nuestro salmorejo de mango.

Mi recomendación es que huyamos de los mangos fibrosos, y busquemos el mango de mayor calidad que podamos encontrar en el supermercado o frutería. La diferencia de precio es notable, pero es proporcional a su sabor, ya que si no escatimamos a la hora de escoger la pieza fundamental de nuestro salmorejo de mango, el resultado será infinitamente mejor. Os recomiendo encarecidamente utilizar, si podéis, el mango de Ataúlfo, que destaca por su intenso aroma, su textura mantecosa y jugosa y por su sabor dulce.

Una vez partido el mango en pequeños trozos,  repetimos el mismo proceso con los tomates y colocamos ambas frutas en un bol.

A continuación pelamos el pepino y lo cortamos en rodajas. Cortamos el medio pimiento  y el diente de ajo en pequeños trozos y colocamos todos los ingredientes en el bol y los pasamos por la batidora durante 5 o 6 minutos a velocidad media hasta que consigamos una mixtura uniforme.

Seguidamente troceamos las dos tostadas de pan y el aceite y  los añadimos a la mezcla. El aceite debe caer en hilo para que sea óptima su incorporación y perfeccione el resultado final.

Añadimos el zumo de lima o limón (o una cucharada de vinagre de manzana) y continuamos batiendo durante 2 o 3 minutos más.

Finalmente, dejamos reposar nuestro salmorejo de mango durante 1 o 2 horas en la nevera.

Para decorar podemos añadir unas gambas a la plancha y unas olivas negras, o también, guiarnos por una opción más clásica y añadirle a nuestro salmorejo de mango unas lonchas de jamón ibérico con huevo picado.

Podemos utilizarlo tanto en una ocasión especial como en un día corriente, de entrante, tentempié o merienda. Sin duda el salmorejo de mango es una opción con la que sorprenderemos a cualquiera y que gustará tanto a los fieles de la cocina tradicional como a los amantes de lo exótico.