Recetas fitness y light para dietas y adelgazar

Cada vez estamos más concienciados de lo mucho que influye una buena alimentación en nuestra salud. Somos lo que comemos, y no hay mejor reflejo de ello que, ver como a medida que mejoramos y corregimos nuestros hábitos alimenticios y de vida, nuestra salud va mejorando: más vitalidad, más energía, mejor humor etc.

Desde siempre se han asociado las comidas light a platos sosos y sin gracia, sin embargo, la creatividad cada vez está más presente en la comida, buscando platos igual de ricos, pero con menos calorías.

En muchos postres el azúcar ya ha dejado de ser el único edulcorante utilizado, que además de sus nulos beneficios sobre la salud, es un ingrediente muy calórico (387 kcal/100 gr). Actualmente se utilizan otros ingredientes para edulcorar postres y diferentes platos dulces, como los dátiles o el plátano, que, aunque son muy calóricos son beneficiosos para nuestra salud. Otros edulcorantes utilizados son la panela, el xilitol o la Stevia.

El método de cocción y elaboración también influye en la “saludabilidad” de un plato, ya que, cualquier receta fitness y light huye de refinados, fritos, y ultraprocesados.

Los ingredientes más utilizados para hacer recetas saludables son las verduras y hortalizas, por la multitud de nutrientes que contienen y por su bajo aporte calórico. Algunas como los guisantes, las coles, la patata (en su versión hervida) o el brócoli son algunas de las más saciantes, por tanto, las más utilizadas.

Por su parte, las frutas son también muy apreciadas a la hora de hacer recetas light y fitness, ya que, aportan ese toque de dulzor necesario sin tener un aporte calórico elevado. Además, algunas como la manzana o la sandía tienen un alto poder saciante.

Las legumbres son cada vez más utilizadas en este tipo de recetas. Sin embargo, debemos alejarnos de esa idea de asociar legumbres con platos de cuchara, ya que cada vez son más consumidas en ensaladas, o platos más exóticos como el hummus o el falafel.

La proteína también juega un papel importante, y normalmente se utiliza la de origen animal. El pollo y el pavo son dos de las carnes más utilizadas. El huevo también se usa mucho, especialmente para ensaladas y sándwiches, y en su versión cocida. Los hidratos también se consumen, pero con moderación.

Sin duda aléjate de esa idea de que la comida sana está compuesta por platos sosos e insípidos y aprende algunas de las recetas más sorprendentes.