Salmorejo de sandía

gazpacho sandia

El salmorejo es el plato por excelencia para combatir los calurosos días de verano, sin embargo, aunque es un plato que no cansa fácilmente y que hecho en su versión original está delicioso, el salmorejo admite múltiples variaciones que ensalzan y varían su sabor añadiendo notas totalmente diferentes.

Una opción para alternar la receta original de salmorejo es añadiendo un toque frutal, que además es una opción, que gusta a todo el mundo. Las opciones para hacer un salmorejo frutal son tantas como nos atrevamos a probar, salmorejo de sandía, , salmorejo de fresas,salmorejo de mango, etc.

En este caso, he escogido la sandía como protagonista principal de este salmorejo, con permiso del tomate. La sandía es una fruta deliciosa que gusta tanto a mayores como a los más peques, y que, además de estar buenísima el aporte calórico es realmente bajo.

La receta del salmorejo de sandía es realmente sencilla y es una forma deliciosa y grata  de darle al salmorejo de toda la vida un toque distinto que no dejará indiferente a nadie.

  • Tiempo de preparación20 min
  • Serving Size4 raciones
  • Energia135 cal
  • Coste total5 €
  • Coste por ración1.2 €
  • Tipo
    • Aperitivo
    • Primer plato
    • Cena ligera
    • Entrante
  • Utilizable para dieta
    • Vegana
    • Vegetariana
    • Atkins
    • South Beach
    • Baja en calórias
    • Dukan
    • Paleo

Ingredientes

  • 400 gr de tomates maduros (tomate pera, tomate corazón de buey o tomate kraft preferiblemente).
  • 650 gr de sandía.
  • 2 pepinos medianos.
  • El zumo de una lima.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 1 cucharada de vinagre.
  • Pimienta negra.
  • 100 gr de pan duro.

Elaboración

Preparamos la sandía

1

Primeramente vamos a pelar la sandía.

Partimos la sandía en rodajas sobre una tabla de cocina y le quitamos la corteza. Reservamos una rodaja de sandía con la que luego decoraremos el salmorejo.

Con ayuda de un cuchillo le quitamos las pepitas y cortamos la carne de la sandía en cubos.

Preparamos los tomates

2

Lavamos los tomates y los partimos en pedazos. 

Con ayuda de un cuchillo le quitamos el estigma (puntito negro de la parte inferior del tomate) y los sépalos ( las hojas y restos de tallo). Los tomates han de ser maduros y de la mejor calidad posible.

Reservamos el tomate junto a la sandía.

Preparamos el pepino

3

Primeramente retiramos la parte del tallo final del pepino  y la parte delantera.

La parte final del pepino es donde se concentra el mayor amargor de la hortaliza, por lo que es recomendable retirársela, ya que sino podemos arruinar nuestro salmorejo de sandía.

A continuación pelamos los dos  pepinos con ayuda de un pelador de patatas.

4

Una vez pelados los pepinos, partimos cada uno de ellos por la mitad y retiramos las pepitas con ayuda de una cucharilla. 

Partimos cada una de las mitades en pequeños trozos y colocamos en el bol junto a la sandía y el tomate.

Aliñamos los ingredientes

5

Añadimos a los ingredientes medio vaso de agua ( un vaso si queremos una textura más ligera).

A continuación aliñamos los ingredientes con un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra,zumo de lima, una pizca de sal y pimienta.

Añadimos el pan

6

Si queremos un auténtico salmorejo no podemos olvidarnos de añadir el pan ( con dos rebanadas pequeñas es suficiente). Sin embargo, si queremos un plato más light y apto para casi todas las dietas podemos omitir este paso.

Trituramos

7

Pasamos la mezcla por la batidora hasta obtener una papilla uniforme y sin grumos.

Si queremos una textura todavía más ligera añadimos otro medio vaso de agua.

Toque final

8

Vertemos el salmorejo de sandía directamente sobre los cuencos, vasos o recipientes en los que posteriormente será servido.

Cortamos la rodaja de sandía que tenemos reservada en pequeños cubos y decoramos cada una de las raciones.

Ahora solo nos queda disfrutar de este delicioso plato veraniego.

Deja un comentario