Saquitos de repollo rellenos de arroz

Este plato es de esos que se comen con solo mirarlo, y es que, estos saquitos de repollo rellenos de arroz, son una alternativa muy vistosa y, además, mucho más light que otro tipo de comidas similares, que, en vez de utilizar hojas de repollo, utilizan masa de harina de trigo o arroz.

saquitos de repollo

Esta receta de saquitos de repollo rellenos de arroz es una mixtura de ideas que bebe directamente de diferentes platos muy populares que utilizan las hojas de repollo y otros vegetales para envolver diferentes rellenos, como el malfuf mashi, un plato típico de la gastronomía libanesa, que consiste en hojas de col rellenas de carne.

Otras gastronomías, como la escandinava o la griega, también tienen platos similares, como las lahanodolmades griegas, sin olvidarnos de las famosas hojas de vid rellenas de arroz, muy propias de los países árabes.

Para la elaboración de este plato utilizaremos: hojas enteras de un repollo, arroz de grano largo, 2 huevos, zanahoria picada, cebollino y un puñado de uvas pasas.

El repollo que yo he utilizado es el repollo o col puntiaguda. Es un repollo muy popular, de sabor suave y fácil digestión, que se presta bien para este plato, sin embargo, hay otras variedades que podemos utilizar y con las que obtendremos igualmente unos buenos resultados.

Separaremos las hojas del repollo una a una, las escaldaremos y las meteremos en agua fría con hielo. Este paso es importante para cortar la cocción y lograr que el repollo escaldado conserve todo su sabor y colorido.

El arroz que os recomiendo utilizar para la elaboración de este plato es un arroz de grano largo. Podéis utilizar el que más os guste, aunque las variedades que mejor se prestan para la elaboración de esta receta son el arroz jazmín y el basmati.

También necesitaremos un par de huevos. Siempre recomiendo utilizarlos de la mejor calidad posible, ya que, es un alimento donde se nota mucho la diferencia entre unos y otros.

saquitos de repollo

Las uvas pasas más aconsejables para la elaboración de este plato son las sultanas, ya no solo por ser una variedad muy sabrosa, sino porque son de pequeño tamaño y fácil acceso. Las zanahorias ayudan también a aportar un toque dulzón a la receta, pero con un regusto y textura totalmente diferente al de las uvas pasas.

Un ingrediente que necesitaremos en esta receta es el cebollino, sin embargo, no para aromatizar el plato, como hemos hecho otras veces, sino que, tendrá la función de cordón y será el encargado de amarrar bien los saquitos.

También haremos una salsa de yogurt fácil, para la que necesitaremos un yogurt cremoso, como por ejemplo un yogurt griego, medio diente de ajo, el jugo de un limón y, de forma opcional, semillas de sésamo.

Sal, pimienta y aceite (de girasol, sésamo u oliva),  formarán el trio de condimentos necesarios para aderezar este plato, aunque también podemos incluir algún otro que nos guste.

Sigue leyendo y descubre cómo hacer esta receta original, saludable y sabrosa, que podrás degustar como entrante, primer plato o como cena ligera.

 

Ingredientes para hacer saquitos de repollo rellenos de arroz

  • 350 gr de arroz aproximadamente
  • Unas 7-10 hojas de repollo
  • 2 huevos tallan L
  • 2 zanahorias
  • 1 puñado de uvas pasas
  • Cebollino fresco
  • Sal y pimienta
  • Aceite

 

Ingredientes para hacer salsa de yogurt

  • 1 yogurt griego natural u otro tipo de yogurt cremoso
  • El zumo de limón
  • 1 diente de ajo
  • Semillas de sésamo opcional

 

Receta para hacer saquitos de repollo rellenos de arroz

1. Preparamos el arroz para el relleno

Para la elaboración de este plato, necesitaremos un arroz  con un punto seco, es decir, no buscamos un arroz meloso ni cremoso.

Para obtener el arroz en el punto perfecto que requiere este plato, es recomendable utilizar un arroz de grano largo, como el basmati o el jazmín. Estos arroces ya son de por sí más secos que los de grano corto.

saquitos de repollo

Sin embargo, el punto clave para conseguir el arroz en su punto es el lavado, ya que, nos ayudará a eliminar el almidón (que es lo que le aporta esa cremosidad).

Lavamos el arroz, enjaguándolo con energía varias veces, hasta que el agua quede lo más cristalina posible.

Colocamos una olla con suficiente agua al fuego y, cuando esta comience a hervir añadimos el arroz. Los arroces de grano largo suelen tener un tiempo de cocción menor (en torno a unos 10 minutos).

Cuando el arroz esté listo, lo escurrimos y lo reservamos.

 

2. Preparamos el repollo

Cortamos los restos de tallo del repollo y le retiramos las hojas de fuera, en el caso de que éstas estén pochas.

Separamos una a una las hojas del repollo, tal y como se muestra en la fotografía. Necesitaremos entre 7 y 8 hojas.

En esta ocasión, he utilizado un repollo puntiagudo, pero podéis utilizar otra variedad.

Ponemos una olla al fuego con suficiente agua y una cucharada de sal y, cuando esta hierva, añadiremos las hojas del repollo, que las dejaremos no más de 3 minutos.

saquitos de repollo

Colocaremos una olla con agua fría y algunos hielos aparte. Con una pinza y con cuidado de no quemarnos, sacaremos las hojas del repollo del agua hirviendo y las colocaremos directamente en el agua fría con hielo, donde las dejaremos un par de minutos.

Retiramos las hojas de repollo del agua fría con hielo y las colocamos sobre un papel de cocina o paño, separadas entre sí. De esta forma, les ayudaremos a soltar humedad y quedarán más moldeables para la hora de hacer los saquitos.

Les retiramos el nervio duro central a las hojas con un cuchillo, tal y como se muestra en la fotografía, y las reservamos.

 

3. Hidratamos las uvas

Este paso es realmente sencillo, basta con colocar las uvas en un recipiente, añadirles un chorro de agua por encima e introducirlas en el micro durante 1 minuto a máxima potencia. Las reservamos hasta el momento de utilizarlas.

saquitos de repollo

 

4. Preparamos la zanahoria

Pelamos las zanahorias, les retiramos los restos de tallo y raíz que puedan tener y las picamos en pequeños trozos. Ponemos una olla al fuego con una pizca de sal y, cuando el agua comience a hervir,  añadimos la zanahoria picada que tardará en estar lista entre 5 y 7 minutos.

Escurrimos la zanahoria y reservamos.

saquitos de repollo

 

5. Preparamos los huevos y el relleno

Batimos dos huevos en un recipiente, como si fuésemos a hacer tortilla y ponemos una sartén al fuego con una cucharada de aceite de oliva o girasol.

Cuando el aceite esté bien caliente, añadimos el huevo batido y, con ayuda de unos palillos chinos o cuchara de madera, removemos hasta lograr los huevos revueltos.

Bajamos el fuego y añadimos las pasas y la zanahoria picada y removemos todo durante un par de minutos más.

saquitos de repollo

Añadimos el arroz, apagamos el fuego y removemos todo de nuevo, hasta conseguir que todos los ingredientes estén perfectamente mixturados y que tengan un punto salteado.

Probamos la mezcla. Si no está a nuestro gusto, ajustamos sabor, añadiendo pimienta, sal u otro ingrediente que nos apetezca, como orégano o tomillo.

Cuando la mezcla esté a nuestro gusto, la dejamos enfriar dentro de la nevera al menos durante 15 minutos.

 

6. Montamos los saquitos de repollo rellenos

Este es el punto más complicado de la receta, sin embargo, también es en el que recae todo su encanto: el montaje y doblado de los saquitos.

Colocamos una hoja de repollo en un recipiente plano (como un plato) y, ponemos en el centro una cantidad generosa del relleno de arroz.

saquitos de repollo

Doblamos la hoja de repollo,  primero arqueando la parte transversal del mismo, y finalmente, los laterales, tratando de que quede lo más pulido posible, tal y como vemos en la fotografía.

Atamos el saquito con una hoja de cebollino, utilizándola como si fuese un cordón, y lo colocamos directamente sobre la fuente o recipiente en el que serán servidos.

 

7. Preparamos la salsa de yogurt

Mientras los saquitos terminan de asentarse, prepararemos la salsa de yogurt.

Vertemos el yogurt en un vaso. Picamos fino un diente de ajo( o medio, si no buscamos un sabor muy fuerte) y lo añadimos al yogurt.

Añadimos también el jugo de un limón, una pizca de sal y un chorrito de aceite. Removemos todo bien, hasta que los ingredientes queden perfectamente mixturados, y colocamos la mezcla sobre un salsero. Podemos añadirle por un toque de semillas de sésamo. Probamos la salsa para comprobar que el sabor está a nuestro gusto.

salsa de yogurt

 

8. Recomendaciones finales antes de comer

Es un plato que funciona especialmente bien como entrante, o para acompañar otros platos, especialmente aquellos que tengan un toque exótico. También son una buena idea como plato único para cenar, pero en este caso, te recomiendo hacer más cantidad de saquitos de repollo.

Recomiendo presentarlos en una fuente y con la salsa en el centro.

Es un plato muy vistoso, aunque requiere cierta maña, por lo que, es posible que la primera vez que hagáis los saquitos de repollo rellenos de arroz, su montaje no quede perfecto.

No obstante, el efecto visual que causan, casi con total seguridad sorprenderá a tus comensales, además de ser un plato sabroso y muy sano.

salsa de yogurt

Soy Elena y mi hobby es la cocina y la gastronomía en general. Me encanta cocinar y probar recetas de diferentes culturas y zonas.

Deja un comentario