Tacos mexicanos de pollo

tacos mexicanos de pollo

Los tacos mexicanos es uno de los platos más emblemáticos de la cocina mexicana, que consiste en una tortilla de trigo doblada con relleno dentro, normalmente de carne de cerdo o pollo y verduras, y complementado a menudo con diferentes salsas como salsa de cilantro o guacamole.

El origen de los tacos mexicanos se remonta a la etapa del Porfiriato, época en la que este delicioso plato era considerado una comida exclusivamente para pobres; sin embargo, a partir de los años cincuenta, los tacos mexicanos adquieren glamour y categoría y comienzan a incluirse en las cartas de los mejores restaurantes mexicanos y se desvinculan de esa etiqueta de «comida para gente humilde».

Dentro de las múltiples variedades de tacos mexicanos que existen, unos de los más tradicionales son los tacos al estilo pastor ( tacos mexicanos hechos con carne de cerdo adobada), los tacos de tripita ( hechos con chorizo asado) o los tacos de pollo ( hechos con carne de pollo y verduras).

Sin embargo, aunque uno de los ingredientes principales e imprescindibles es la tortilla de trigo, hay una variedad de tacos denominados tacos navajo que en vez de realizarse con tortilla de trigo se elaboran con pan.

Fáciles de hacer y divertidos de cocinar por la versatilidad que ofrecen, los tacos mexicanos son una comida ideal para disfrutar en familia ya que suelen encantar a todo el mundo.

  • Tiempo de preparación30 min
  • Tiempo de cocinado10 min
  • Tiempo total40 min
  • Energia185 cal
  • Coste total16 €
  • Coste por ración4 €
  • Cocina
    • Mexicana
    • Latinoamericana
  • Tipo
    • Aperitivo
    • Snack
    • Primer plato
  • Utilizable para dieta
    • Baja en calorías
    • Comida saludable

Ingredients

  • Entre 12 y 15 tortillas de trigo
  • 5 o 6 filetes de pechuga de pollo
  • 3 dientes de ajo
  • 2 cebollas pequeñas o una grande
  • 2 guindillas secas o chiles chipotle
  • 2 cucharadas de mayonesa
  • 1 lima
  • media col morada
  • brotes de ajo
  • orégano seco
  • tomillo seco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra
  • 1 manojo de cilantro fresco

Method

Preparamos el mojo

1

En un cuenco pequeño añadimos 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra, el jugo de una lima, los chiles y la salsa de adobo.

2

Primeramente partimos cada uno de los dos dientes de ajo por la mitad; les retiramos la piel y el brote verde que tiene el ajo en el centro. Picamos cada una de las partes del ajo en trozos lo más pequeños posible y lo añadimos al cuenco con los demás ingredientes.

Con ayuda de una tijera de cocina o con un cuchillo cortamos una par de ramas del cilantro en pequeños trozos y lo añadimos igualmente al cuenco con los demás ingredientes. 

Añadimos también el sal y la pimienta y removemos toda la mezcla con ayuda de una cuchara de madera.

Marinamos el pollo

3

Dentro de una bolsa de congelar o dentro de un tupper con cierre hermético colocamos las pechugas de pollo, añadimos el mojo y cerramos el recipiente. 

Dejamos reposar en la nevera al menos durante media hora.

Preparamos la piña

4

Escurrimos la piña y reservamos 1/3 del jugo de la piña natural.

Colocamos el jugo de la piña en un cuenco y añadimos una rama de cilantro troceada.

Partimos un diente de ajo por la mitad, le retiramos la piel y el brote verde del centro y lo cortamos en pequeños trozos. Lo añadimos al cuenco junto con una pizca de sal , removemos todo para que se mezclen perfectamente todos los ingredientes y reservamos.

Preparamos la cebolla y los brotes

5

Preparamos la cebolla. La partimos por la mitad y le retiramos las capas. La troceamos con ayuda de un cuchillo de cocina en pequeños dados (brunoise). Si queremos agilizar este proceso podemos contar con la ayuda de un picador de verduras.

6

Colocamos la cebolla picada en un cuenco y añadimos los brotes de ajo. 

Mezclamos ambos ingredientes con ayuda de nuestras manos y añadimos el mojo de jugo de piña y cilantro. 

Añadimos un par de cucharadas de mayonesa a la mixtura y removemos todo con ayuda de una cuchara de madera.

Preparamos el pollo y la piña

7

Primeramente retiramos el pollo de la nevera, lo escurrimos y lo colocamos en un plato. 

Untamos la plancha con unas gotas de aceite y limpiamos el exceso con una servilleta o papel de cocina; si no tenemos plancha podemos hacerlo en una sartén, pero siempre sin usar mucho aceite.

Colocamos en la plancha las rodajas de piña y las pechugas de pollo y esperamos a que se tuesten.

Las rodajas de piña necesitan unos 2 o 3 minutos, por lo que una vez transcurrido el tiempo las retiramos de la plancha y reservamos.

Las pechugas de pollo necesitan algo más de tiempo, siempre dependiendo del grosor que tengan.

Preparamos el relleno

8

Cortamos la piña tostada en pequeños trozos y añadimos a la mezcla de cilantro, ajo y cebolla.

Removemos todo con ayuda de una cuchara de madera. 

Cortamos  la col en tiras y la añadimos a la mezcla.

Troceamos el pollo

9

Retiramos el pollo de la plancha y dejamos reposar un par de minutos.

Con ayuda de un cuchillo, cortamos las pechugas de pollo en pequeños trozos cuadrangulares.

Preparamos las tortillas

10

Retiramos del envase las tortillas de maíz .

Si queremos podemos optar por tostarlas un par de minutos a la plancha, o sino podemos disfrutarlas directamente así, dependerá de los gustos personales de cada uno.

Colocamos las tortillas sobre una fuente o plato plano grande y rellenamos cada una de ellas con la mezcla de cebolla, col, ajo, cilantro y piña.

Colocamos un par de cucharadas soperas de esta mixtura en cada una de las tortillas de maíz y a continuación colocamos los trozos de pollo en cada una de ellas.

 

Toque final

11

Doblamos las tortillas y las colocamos en el plato en el que vayamos a servirlas. 

Podemos añadir un toque de tomillo  y de orégano antes de doblarlas. 

Las podemos servir solas o acompañadas de salsa guacamole o salsa de cilantro.

Deja un comentario