Tartar de salmón, aguacate y mango

Tartar proviene del palabro francés “tartare”, que significa pescado o carne picada y preparada para consumir en crudo. Es un plato de esos que causan furor y su popularidad lleva años creciendo ya que, se asocia a elegancia y a exquisitez culinaria, puesto a que no deja indiferente a nadie.

En esta ocasión, el tartar que yo os propongo es de salmón, aguacate y mango. Si reacio a comer carne cruda, quizás sea mejor empezar por el pescado, para perder el miedo, por lo que esta receta es una excepcional ocasión para ello.

tartar de salmon

Para la elaboración de esta receta necesitaremos salmón crudo, aguacate y mango, que serán los pilares de este plato y, además, los ingredientes necesarios para hacer un buen aliño, que es imprescindible en cualquier tartar.

El salmón que necesitaremos será crudo, pero debemos congelarlo y, posteriormente descongelarlo antes de hacer el plato, ya que, de esta forma, eliminaremos los posibles anisakis que pueda tener.

Los anisakis están presentes sobre todo en pescados del mar, pero, como el salmón vive entre mar y río, también puede tener anisakis. Aunque no es probable, si posible, por lo que mejor congelarlo y así evitaremos llevarnos un susto.

Lo ideal sería conseguir ya el salmón cortado en dados, pero si no, tendremos que cortarlo nosotros mismos en casa.

También necesitaremos un aguacate. El aguacate deberá estar en su justo punto de maduración. La variedad que os recomiendo utilizar es Haas, fácilmente reconocible por su piel oscura y rugosa.

salmon y aguacate

El mango que utilizaremos será de pequeño tamaño (realmente solo utilizaremos la mitad) y tirando a verde, ya que, si escogemos una pieza muy madura estropeará el plato, debido a que es una fruta muy dulce y con un sabor muy marcado.

El aliño es el cuarto pilar de este plato, ya que, la condimentación juega un papel fundamental en cualquier tartar.

Necesitaremos salsa Worcestershire ( o salsa Lea Perrins), que es icónica para la preparación de cualquier tartar y salsa de soja. También una cucharadita de mayonesa, por ser un tartar de pescado y una de mostaza. Os recomiendo utilizarla de la mejor calidad posible. El cebollino, la cebolla y el cilantro son opcionales, pero si muy recomendables.

Para la elaboración de este plato, también es necesario tener a mano un aro de emplatar de unos 12 centímetros de diámetro.

Este tartar de salmón, aguacate y mango es ideal para probar un tartar por primera vez, y, también, una idea excelente si quieres probar el pescado crudo y no te has atrevido todavía.

Además, es más sencillo de elaborar de lo que parece, por lo que disfrutarás tanto en su elaboración como a la hora de degustarlo. Sigue leyendo y atrévete a realizar la receta de moda.

 

Ingredientes para hacer tartar de salmón, aguacate y mango

  • 200 gr de salmón ya limpio
  • 1 aguacate en su punto justo de maduración
  • ½ mango (que esté tirando a verde)
  • ½ cebolla
  • 1 cucharada de salsa Worcestershire
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de mostaza
  • 1 cucharada de mayonesa
  • Aceite ( recomiendo utilizar el de coco si te gusta el sabor)
  • El jugo de una lima
  • Cebollino, cilantro (opcional)
  • Pimienta, semillas de amapola (para adornar, opcional)

 

Receta de tartar de salmón, aguacate y mango

1. Preparamos el salmón

Para elaborar esta receta, he comprado el salmón ya cortado en dados, por lo que solamente he tenido que meterlo en el congelador y descongelarlo la noche antes de la preparación del tartar.

Para elaborar el tartar o cualquier otro plato que requiera el uso de pescado fresco, debemos congelarlo al menos 5 días antes de ser consumido, ya que, de esta forma eliminaremos los anisakis que pueda tener.

salmon y aguacate

Para descongelar el salmón debemos colocarlo en un recipiente hondo (como un plato), dentro de la nevera y esperar a que se descongele totalmente (este proceso le llevará varias horas). No se puede descongelar fuera, ya que, si no, se puede estropear.

Si habéis comprado el salmón entero, debéis trocearlo manualmente. Para ello, es recomendable utilizar un cuchillo bien afilado. Retiramos la piel y las posibles espinas y lo troceamos en pequeños dados de aproximadamente 1 centímetro por cada lado.

 

2. Aderezamos el salmón

Colocamos el salmón en un recipiente y agregamos el jugo de media lima, una cucharada de mostaza, una de mayonesa, la salsa worcestershirey (salsa Lea Perrins) y la salsa de soja. También añadimos una cucharada rasa de aceite. Podéis elegir entre aceite de oliva o aceite de coco. Personalmente, me inclino más por el uso el aceite de coco en esta ocasión, ya que, armoniza especialmente bien con los ingredientes de este plato y, además, nos ayudará a que el tartar se mantenga rígido, ya que, el aceite de coco al enfriarse se solidifica.

salmon y aguacate

 

3. Preparamos el aguacate para el tartar

Pelamos el aguacate y lo picamos en trozos. Para ello, la forma más eficaz y rápida de hacerlo es partir el aguacate primeramente por la mitad ,retirarle el hueso, picarlo en tiras y luego, esas tiras, en pequeños trozos.

Observaremos que el hueso se queda pegado en una de las mitades por lo que lo retiraremos. Para ello daremos un toque fuerte con el filo del cuchillo, para clavarlo en él y simplemente giraremos. De esta forma el hueso se desprenderá fácilmente y de forma eficaz. tartar salmon y aguacate

Partimos en dos cada una de las mitades del aguacate y le retiramos la piel, que saldrá fácilmente. Cortamos de nuevo cada uno de esos trozos por la mitad, y, las troceamos hasta convertirlas en pequeñas porciones, tal y cómo se muestra en la fotografía.

Colocamos el aguacate en un recipiente y, para evitar que se oxide, le añadimos el jugo de media lima y reservamos dentro de la nevera.

 

4. Picamos la cebolla para el tartar (opcional)

De forma opcional, picamos media cebolla. La cebolla es un ingrediente que combina a la perfección con el aguacate. Sólo debemos usar media cebolla, ya que, será lo justo para que se note su elegancia en el plato, pero a la vez, sin robarle protagonismo a los demás ingredientes.

tartar salmon y aguacate

 

5. Preparamos el mango para el tartar

Partiremos el mango en pequeños trozos. Recordad que solamente necesitaremos utilizar medio mango para esta receta.

Con una mano sujetaremos el mango hacia arriba sobre la tabla y lo cortamos, deslizando el cuchillo en sentido opuesto. Comprobarás que el mango tiene una semilla plana en el centro.

Para elaborar esta receta utilizaremos la parte que no se queda pegada al hueso. La parte del mango que no utilizaremos la reservaremos en la nevera.

tartar salmon y aguacate

Para ello recomiendo recubrirla con papel transparente (film), guardarla en la nevera, y consumirla antes de dos días.

Picaremos la parte que vamos a utilizar en pequeños trozos. Os aviso de que no utilizaremos la forma popular de pelar y picar el mango en esta receta.

Con un pelapatatas le retiramos la piel al mango, lo cortamos en finas tiras y troceamos, tal y como se muestra en la fotografía.

 

6. Montamos el tartar con todos los ingredientes

Este tartar de salmón, aguacate y mango constará de tres pisos, sin embargo, el piso superior (el del mango) no irá igual de pulido que el resto, y quedará más parecido a un topping.

Sacamos el salmón de la salsa, lo colocamos sobre un escurridor y lo dejamos unos minutos, para que expulse el exceso de líquido.

Colocamos el aro de emplatar sobre un plato llano o recipiente similar, y metemos dentro el salmón escurrido. Con ayuda de una cuchara o de nuestras propias manos, lo aplanaremos hasta que quede lo más pulido posible.

Si vemos que, al aplanar el salmón, nos sale líquido por los lados del aro de emplatar, lo limpiamos con un papel de cocina.

En segundo lugar, añadiremos el aguacate. Si decidimos incluir cebolla en la receta, debemos mezclar ambos ingredientes antes en un recipiente, junto a una cucharadita de aceite de coco. Colocamos el aguacate y la cebolla dentro del aro de emplatar, encima del salmón e igualmente aplanamos.

tartar salmon y aguacate

Finalmente, colocas los trozos del mango sobre el aguacate y presionas. Es posible que pienses que no te va a caber entero, pero, como la idea es que quede estilo topping, no es necesario pulir tanto este último piso del tartar.

Metemos el tartar en la nevera. Recomiendo mantener el tartar en el aro de emplatar al menos media hora, y retirarlo del mismo unos 15 minutos antes de ser consumido.

 

7. Retiramos el tartar del aro de emplatar

Retirar el tartar del aro de emplatar es el momento más difícil de la receta, no por lo complicado que es en sí, sino por el componente psicológico que ello conlleva, ya que, inconscientemente tendemos a creer que se puede desparramar.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad, ya que, es un proceso muy sencillo y el tartar quedará perfecto.

tartar salmon y aguacate

Retiramos el tartar de la nevera y, sin retirarlo del plato, colocamos nuestras manos a ambos lados del aro de emplatar y empujamos ligeramente hacia arriba.

Veréis que el aro de emplatar sale fácilmente y que el tartar queda perfectamente rígido.

 

8. Para finalizar y antes de degustar el tartar

Para darle un toque final a nuestro tartar podemos añadir algún tipo de hierba como cebollino picado, o unas semillas de sésamo, de amapola o un toque de pimienta. Personalmente me he inclinado por añadir un toque de pimienta y unas semillas de amapola. También he añadido unas flores de romero para darle un toque chic y visualmente hacerlo aún más atractivo.

Este tartar de salmón, aguacate y mango es una idea genial para proponer como entrante en una cena especial veraniega o en una comida de celebración. Es un plato muy sibarita y con mucho estilo y elegancia, que conserva todo el sabor de tres alimentos icónicos de la healthy food.

tartar salmon y aguacate

Soy Elena y mi hobby es la cocina y la gastronomía en general. Me encanta cocinar y probar recetas de diferentes culturas y zonas.

Deja un comentario